El restaurante ubicado en el bulevar de Rohrmoser cuenta con una nueva propuesta gastronómica sin reglas

Por: Gerardo González 7 septiembre, 2016
Sorpréndase con los platillos que llegarán hasta su mesa.
Sorpréndase con los platillos que llegarán hasta su mesa.

Una noche sin menú y en la que todo se vale es la experiencia culinaria que promete el restaurante Bottega Privée, con el lanzamiento de su concepto freestyle.

De la mano del reconocido chef belga Quentin Villers, quien posee una estrella Michelin, la propuesta tiene como ingredientes principales la sorpresa, la diversión y, sobre todo, el buen comer.

El primer paso es que el chef Villers le pregunta a cada comensal si es alérgico a algún alimento, si es vegetariano o si hay algún ingrediente que no le gusta. A partir de ahí, el libreto empieza a escribirse de cero.

El chef se marcha a la cocina para preparar, en compañía de su equipo, platillos especiales para cada cliente, el cual solo conocerá el resultado final cuando tenga la propuesta en frente suyo.

Desde un pato con camarones hasta un lomito de res sobre una cama de ayote, muchas recetas podrán ser parte de las creaciones que quienes se animen desgustará.

Incluso, como parte de la dinámica, las personas en la mesa podrán compartir sus platillos para probar la mayor variedad de recetas.

De manera adicional, un experto le recomendará el maridaje ideal para acompañar la comida.

El Freestyle está disponible en dos opciones: la de almuerzo ejecutivo con tres tiempos de comida y su respectivo maridaje y el de la cena que es de cinco tiempos, también con su copa de vino.

Contacto

Reservaciones: 4001-7752

Facebook: Bottega Privée