Ni una crisis económica ni un terremoto pudieron con la determinación de Colinas del Poás. Ahora ofrece un parque con cinco tipos de servicios

 18 mayo, 2016
Colinas del Poás abrió sus operaciones en el 2005 y ahora se dedica a atender eventos.
Colinas del Poás abrió sus operaciones en el 2005 y ahora se dedica a atender eventos.

En un área de 30 hectáreas, con bosque nuboso, un lago de 6.000 m² y una paisaje escénico que permite apreciar dos volcanes, se ubica Colinas del Poás.

Este parque temático, con 10 años de existir, ha diversificado su oferta y ahora cuenta con cinco tipos de actividades: aventura, recreación, capacitación, restaurante y producción agropecuaria.

Una de las áreas más desarrolladas actualmente es la del Grupo Cumbres, la cual ofrece servicios dirigidos a todo tipo de empresa. Team building, capacitaciones, talleres y coaching son algunas de las opciones. Además, recientemente inauguraron una sala de capacitación para más de 100 personas, con equipo audiovisual incluido.

"Hacemos talleres de liderazgo en cuerdas altas, de sobrevivencia, para fomentar la creatividad y la capacidad de competir. Hacemos dinámicas en el lago y actividades en busca del equilibrio y la calidad de vida de los colaboradores, con visita al huerto, clases de pintura y música, y otras áreas, donde ellos tienen un encuentro consigo mismos", comenta Isabel Vargas, gerente general.

Colinas del Poás cuenta con cinco tipos de actividades: aventura, recreación, capacitación, restaurante y producción agropecuaria.
Colinas del Poás cuenta con cinco tipos de actividades: aventura, recreación, capacitación, restaurante y producción agropecuaria.

La empresa también cuenta con cursos libres, abiertos a todo público. Por ejemplo, en abril brindarán uno de inteligencia emocional en los líderes.

Desde su creación en 2009, Colinas del Poás y su Grupo Cumbres ha recibido más de 150 empresa, a quienes se les ofrece transporte, alimentación, los facilitadores, las herramientas y, si lo requieren, les ayudan con el hospedaje.

"Para nosotros, el contacto con la naturaleza y la metodología lúdica, de juegos y experimentación que hacemos, permite que la inversión que las empresas realizan sea generadora de resultados y cause mayor impacto en sus colaboradores", menciona Vargas.

No obstante, Colinas del Poás no es solo para las empresas. Este parque está abierto a todo público y ofrece actividades como canopy, tours, pesca de trucha, paseos en canoa y subir la pared de escalar.

Además, el lugar cuenta con un restaurante llamado El Silvestre, el cual ofrece desayunos, platillos típicos y mucho más.

"En El Silvestre ofrecemos una trilogía. Tenemos lo nuestro, que son productos tradicionales de la zona; lo suculento, que son los ahumados, y lo saludable, que es lo que viene de nuestro huerto orgánico", dice Vargas.

Hoy, Colinas del Poás se ve como un negocio próspero y en crecimiento, pero para llegar hasta ahí tuvo que superar varios obstáculos. Primero, fue la crisis tras la caída de las torres gemelas, la cual se trajo a bajo sus intenciones de construir un hotel. Luego, tuvo que superar el terremoto de Cichona, el cual los hizo volcarse hacia la comunidad, apoyando el desarrollo de los diferentes encadenamientos de empresarios en la zona y de la creación de la Cámara de Turismo local.

Contactos

2482-1212

www.colinasdelpoas.com

Facebook: Colinas del Poás


Etiquetado como: