21 septiembre, 2014

La autora ganadora del Premio Booker, Margaret Atwood, está escribiendo su más reciente obra, que estará terminada en 2015; sin embargo, para leerla, usted necesita el DeLorean que utilizó Marty McFly en Volver al Futuro , porque se publicará en 100 años.

Atwood, reconocida por libros como El asesino ciego, Alias Grace y El cuento de la criada , publicará el texto en el año 2114.

El libro de la escritora canadiense será parte de una colección de 100 libros del proyecto Biblioteca Futura. La iniciativa consiste en que, cada año, un consejo de expertos literarios seleccionará a un autor para que escriba una obra.

La artista escocesa Katie Paterson es la creadora de este proyecto, que contará con escritores, científicos y filósofos entre sus colaboradores, además de literatos.

La extensión de las obras dependerá de cada autor: pueden ser cuentos cortos, novelas o cualquier texto. “Lo único que les pedimos es que tenga que ver con el tema del tiempo y la imaginación”, aseguró Paterson en una entrevista con BBC Mundo.

La autora canadiense Margaret Atwood es una de las plumas convocadas en el proyecto Biblioteca Futura, que nació en Noruega. | FOTO: THE NEW YORK TIMES
La autora canadiense Margaret Atwood es una de las plumas convocadas en el proyecto Biblioteca Futura, que nació en Noruega. | FOTO: THE NEW YORK TIMES

Bosque del futuro

Las páginas en las que se publicarán estos textos saldrán de la pulpa que produzcan mil árboles que ya fueron plantados a las afueras de Oslo (Noruega).

De esa manera, el proyecto se asegura de que habrá un bosque, un libro y un lector en cien años.

Durante la espera de ser publicados, los manuscritos permanecerán en la custodia de la Biblioteca Pública Deichmanske. Esta reserva se inaugurará en la capital noruega en 4 años. El Bjørvika Utvikling es la organización noruega que comisionó el proyecto.

Los autores nunca verán su trabajo realizado en manos de un lector. Ante ello, la directora artística, Anne Beate Hovind, comentó: “Sería genial leer los textos, pero al mismo tiempo es un honor pasarle un tesoro como este a mis tataranietos”.

Por su parte, la escritora Margaret Atwood proyectó: “Creo que es algo que nos retrotrae a la faceta de la infancia, cuando uno solía esconder pequeñas cosas en el jardín, con la esperanza de que alguien en el futuro las desenterrara y dijera: ‘ ¡Qué interesante este trozo de metal oxidado, esta bolsa de pelotitas! ¿Me pregunto quién las habrá dejado aquí?’”.

Etiquetado como: