Por: Dario Chinchilla U. 8 junio, 2014

Una noche del 2002, un diseñador de muebles llamado Jason Padgget fue golpeado salvajemente en las afueras de un bar de karaoke, y su vida desde entonces nunca fue la misma. Su recuperación le dejó el síndrome de estrés postraumático y un desorden obsesivo compulsivo, pero también le regaló una habilidad extraordinaria, demasiado parecida a un superpoder.

La sinestesia es un fenónemo neurológico en el cual la estimulación de una ruta cognitiva o sensorial provoca experiencias involuntarias y automáticas en una segunda ruta cognitiva o sensorial.

Después del ataque, Jason podía descomponer matemáticamente la realidad. Las imágenes que su visión llevaba a su cerebro le mostraba la más variada colección de formas geométricas.

Jason, quien vive en la ciudad de Tacoma, en Washington, era un desertor universitario que nunca pasó los cursos de inducción de álgrebra. Sin embargo, el ataque modificó su cerebro: adquirió una habilidad única para entender la física, y empezó a dibujar las formas fractales que percibía.

“Una vez que empecé, no pude detenerme, sentía que la única salida para mí era dibujar. Fue algo terapéutico, y fue la mejor manera de mostrarle a la gente de lo que les estaba hablando”, expresó en una entrevista para el sitio de World Science Festival.

Jason podía elaborar esos complejos dibujos pero no entendía las ecuaciones que representaban. Mientras los ejecutaba frente a un público en un centro comercial, un físico se le acercó y lo instó a estudiar Matemática. Hoy, Jason está en segundo año de universidad y aspira a ser teórico de números.

Tras su trauma, Jason Padget empezó a ver una realidad alterada que solo supo expresar a través de sus dibujos. | FOTO: FINE ART AMERICA
Tras su trauma, Jason Padget empezó a ver una realidad alterada que solo supo expresar a través de sus dibujos. | FOTO: FINE ART AMERICA

Sinestesia

Convertirse en un prodigio tras un episodio violento o una enfermedad es un caso raro, mas no único. Existen otros antecedentes de personas que han experimentado este fenómeno, llamado síndrome del sabio, aunque en habilidades musicales o artísticas. El caso de Jason es el primero que involucra sinestesia geométrica.

En mayo pasado, Jason publicó el libro Golpeado por la genialidad: Cómo un trauma cerebral me convirtió en una maravilla matemática .

En la obra, el autor cita a Galileo Galilei: “(El universo) está escrito en el lenguaje de las matemáticas, y sus caracteres son triángulos, círculos y otras figuras geométricas sin las cuales es humanamente imposible entender una sola palabra de él”. Y Jason agrega: “Yo veo este lenguaje oculto ante mis ojos”.