Por: Priscilla Gómez 18 junio
Muchos de los estudiantes relatan que las cabras se meten en el medio de un estiramiento o de una figura, pero aclaran que es una distracción bienvenida. Foto: AFP/Mark Ralston.
Muchos de los estudiantes relatan que las cabras se meten en el medio de un estiramiento o de una figura, pero aclaran que es una distracción bienvenida. Foto: AFP/Mark Ralston.

Todos los días estamos propensos a recibir una nueva tendencia; por lo general, es algo que jamás imaginamos posible. Tal es el caso de "Yoga con cabras", el último grito de la moda en Estados Unidos.

En esta nueva actividad para mejorar la salud, jóvenes y viejos hacen fila para participar de populares clases que dejan a los participantes no solo diciendo "namasté" sino riendo a carcajadas. Parece, más bien, el patio de una escuela.

La nueva modalidad se realiza en granjas a lo largo del país con cabras enanas nigerianas (pequeños chivos de África occidental), que se pasean entre los practicantes de yoga mientras ejecutan su rutina.

"Al principio me daba un poco de miedo porque no sabía si las cabras iban a saltar a mi espalda", le contó Ebrahimi, un participante, a AFP, después de asistir a una de estas clases en las afueras de Los Ángeles, Estados Unidos.

"Pero después de que uno está allí y siente el calor del animal, y uno está sobre el pasto, y el sol, y los árboles, y el cielo azul, se siente mucho relax y se percibe mucha paz", comentó la estudiante.

"Son adorables y muy amigables", aportó Lana después de la clase.

"Es verdad que se comen el cabello y dejan regalitos en la colchoneta, pero todo es muy divertido", añadió la chica. "La terapia que recibes aquí no tiene precio", añadió.

Danette McReynolds, cuya familia es dueña de estas cabras, le contó a AFP que decidió aceptar la propuesta de hacer esas clases con el fin de recaudar dinero para su hija de 16 años y una amiga, que tienen planeado llevar a los animales a un show en Wisconsin.

"No sabíamos cómo nos iba a ir, pero se ha disparado, estamos con todas los lugares llenos", dijo.

"A la gente le encanta, acurrucan a las cabras y se relajan".

Lana asegura que interactuar con estos animales es una experiencia similar a jugar con una mascota, lo que está demostrado en estudios clínicos que alivia el estrés y hace a la gente sentirse mucho mejor.

"La felicidad que aportan las cabras es genial", dijo. "Todos los animales son terapéuticos, pero las cabras tienen algo simplemente increíble", añadió la experta.