La patria de la familia de Alfredo es un Estado extinto que jugó un papel central en la geopolítica europea de la primera mitad del siglo XX.

 30 septiembre, 2013

Prusia fue un reino alemán que existió hasta principios del siglo XX en parte del territorio de las actuales Alemania y Polonia. Aunque ya no existe, este Estado fue fundamental en la geopolítica europea entre el siglo XVIII y la Primera Guerra Mundial, cuando perdió su poder. En 1871, la población de Prusia ascendía a casi 25 millones de personas, el 60% de la población del Imperio Alemán y en 1910 llegaba a 40 millones.

La familia de Prusia en la década de 1920, cuando los príncipes regresaron por un breve tiempo a Europa.
La familia de Prusia en la década de 1920, cuando los príncipes regresaron por un breve tiempo a Europa.

Prusia no significa lo mismo que Alemania, pues si bien era parte del Imperio Alemán, solo en los últimos años (de 1871 a 1918) el rey de Prusia era también Káiser de Alemania. De hecho, el tío de Segismundo de Prusia, el Káiser Guillermo II, se convirtió en el último líder del imperio cuando abdicó en 1918. Sin embargo, su disolución total no se llevó a cabo hasta 1947, al término de la Segunda Guerra Mundial.

Prusia fue un Estado monárquico con la dinastía Hohenzollern a la cabeza desde el año 1490, cuando Alberto I de Prusia asumió el trono. Tanto Segismundo como sus dos hijos formaban parte de esta familia.

En la época previa a la abolición de la monarquía en Alemania, el título "von Preußen" (de Prusia) era uno de los más reconocidos en Europa. Desde 1994, la cabeza de la familia Hohenzollern es Jorge Federico de Prusia, quien tiene 37 años.

Etiquetado como: