Por: Lucía Vásquez 4 noviembre

Símbolo representa a las reliquias de la muerte: quien las posea se convertirá en amo.

Cualquier seguidor de la megafranquicia del joven mago de Hogwarts conoce la importancia del críptico símbolo que apareció en la cinta Harry Potter y las reliquias de la muerte.

El círculo que se encuentra dentro de un triángulo equilátero dividido por una línea transversal es asociado con el personaje de la profesora Sprout.

Este emblema no solo es reconocidísimo en el mundo mágico, sino que es vital para el desarrollo de una trama que marcó a una generación completa.

En la popular serie de libros que se convirtieron en un fenómeno cinematográfico, el críptico símbolo representa a las reliquias de la muerte: la varita de saúco, la piedra de la resurrección y la capa de invisibilidad.

Quien posea las tres se convertirá en el amo de la muerte.

JK Rowling, la autora de la franquicia saga sobre el niño mago, reveló a la BBC cuál fue el origen del emblema y qué relación tiene con su vida privada.

Según Rowling, se encontraba dibujando los primeros bocetos sobre la profesora Sprout mientras veía una vieja película de hace más de 40 años.

“El símbolo masónico es muy importante en esa película”, aseguró la autora sobre El hombre que sería rey, protagonizada por Sean Connery y Michael Caine.

“La razón por la cual puedo ser increíblemente precisa sobre cuándo dibujé esto (el dibujo de Sprout) es que en algún momento, entre estar dibujando y viendo la película, mi madre murió”, indicó.

Años después, vio la cinta nuevamente y quedó petrificada.

“Miré el signo de las Reliquias de la Muerte y me di cuenta lo mucho que se parecían”, indicó Rowling. “Tengo una sensación que a un profundo nivel subconsciente, están conectados”.

Según la escritora inglesa, la saga de libros aborda mucho el tema de la pérdida.

“Si mi madre no hubiese muerto, creo que las historias hubiesen sido completamente diferentes y no lo que son”, dijo en el documental de la BBC dedicado a celebrar el 20.° aniversario del primer libro.

La cinta, llamada Harry Potter y la historia de la Magia coincide con una exposición del mismo nombre en la Biblioteca Británica.