Por: Manuel Herrera 10 febrero, 2013

El voleibol femenino es el único equipo que tiene la posibilidad de retener el título en los Juegos Centroamericanos de San José.

Fue el único equipo que logró alcanzar, en deportes colectivos, el metal dorado en la edición pasada de las justas.

En el partido de la final las costarricenses derrotaron a Nicaragua, quienes se tuvieron que conformar con la medalla de plata.

José Luis Jiménez, presidente de la Federación de Voleibol, declaró que hay altas expectativas para el combinado tico.

“Tenemos una seguridad de casi el 100% de que las muchachas (de voleibol de sala) lograrán revalidar el título”, manifestó el jerarca vía telefónica.

Jiménez sustentó su consideración en el proceso seguido por el equipo. La mitad de ellas cargan en sus espaldas la experiencia del Mundial de Voleibol de Japón, también en el 2010.

En ese certamen las costarricenses quedaron en el puesto 17, de un total de 21 países.

Además, el federativo alude al trabajo que desde varios meses atrás viene haciendo el entrenador argentino Horacio Bastit.

“Ya superaron la transición y entendieron la idea del nuevo entrenador”, agregó Jiménez.

Aseguró estar satisfecho con el trabajo de Bastit.

Sobre las ventajas que acompañan a este grupo para lograr la hazaña en ‘casa’, el jerarca mencionó una principalmente: “en Centroamárica nos favorece la estatura”, comentó.

Las seleccionadas de voleibol de sala tienen una altura promedio de 1. 80 metros.

Tras superar la barrera de los Centroamericanos, el conjunto continuará con las sesiones de entrenamiento con miras a la Copa Panamericana, en junio entrante.

Por el momento las muchachas siguen en sus ensayos. La Selección está definida en un 99%.