Tanto la Liga como Saprissa sufrieron en el torneo para hallar sus fichas en el ataque

Por: David Goldberg J. 2 noviembre, 2012

La Liga y Saprissa se toparán el domingo en una nueva edición del clásico. Una que aunque los dos equipos están en lo más alto del torneo de Invierno 2012 , extrañamente llegan inmersos de dudas, principalmente en la zona ofensiva.

Alajuelense ya probó siete futbolistas cerca del área. Las lesiones de unos y el bajo rendimiento de otros puso al técnico Óscar Ramírez a mover todas sus fichas en búsqueda de la combinación que le resolviera esa durísima salida de Alejandro Alpízar a Guatemala.

Pareciera que lo ideal es Anderson Andrade de “nueve” y Álvaro Sánchez rondándole al lado. Empero, no terminaron de convencer.

El brasileño apenas regresó de una lesión y resiente jugar de espaldas al arco. El exsancarleño marcó tres golazos, pero no retoma su nivel de la zona norte.

Entre los otros que tuvieron su oportunidad está Pablo Gabas, el peón que casi siempre cubrió a alguno de los dos anteriores. Lo que pasa es que la Liga pierde demasiado peso en el medio sin su capitán.

Alejandro Aguilar, Steven Calderón, Armando Alonso, Jean Carlos Solórzano no la “pegaron”.

Por su parte, en la acera de enfrente sí hubo más gol, pero con la misma cantidad de interrogantes.

Hasta ahora, a Alejandro Castro se le abrió el arco. Falla muchas, pero mientras haga una no habrá excusa para sacarlo, como pasó al inicio del torneo. Es el mismo caso de Ricardo Costa como relevo.

Y José Luis Cordero ya no hay duda de que es el apoyo principal.

Por su parte, Daniel Colindres arrancó muy bien el torneo, pero fue perdiendo relevancia.

César Elizondo aún no pasa de ser un cambio intermitente y Ariel Rodríguez, que llegó con bombos y platillos, ya casi no suena.

Etiquetado como: