Por: Diego Ureña S. 9 julio, 2014

Turistas tuvieron que caminar para tomar sus vuelos. | D. UREÑA
Turistas tuvieron que caminar para tomar sus vuelos. | D. UREÑA

Mientras los ticos celebraban la llegada de la Selección, para los turistas extranjeros que tenían un vuelo ayer en el aeropuerto Juan Santamaría, el día se convirtió en un verdadero martirio.

Con todo su equipaje, tablas de surf y niños en coche, debieron caminar hasta dos kilómetros para llegar o salir de este recinto.

Otros debieron esperar hasta dos horas para poder moverse, pese a que la gran mayoría no entendían el atraso.

“No puede uno conseguirles transporte y hay que hacerlos caminar un montón, entonces se enojan”, afirmó Falan Salas, del servicio de alquiler de vehículos Europcar.

El aeropuerto debió cerrar sus vías cercanas desde las 12 m. d. hasta después de las 4 p. m y en ese tiempo se dieron más de ocho llegadas y salidas de vuelos internacionales.

El cierre de las calles provocó presas de hasta dos kilómetros de vehículos que intentaban ingresar a recoger o dejar pasajeros.

“No están dejando entrar nuestras busetas y eso hace que tengamos que estar muy pendientes de los clientes para que entiendan”, manifestó Allen Rigioni, de Adobe Rent a Car.

También el servicio de taxis del aeropuerto sufrió problemas, ya que sus vehículos no podían ingresar con facilidad.