Conquistó tres de los cuatro goles que Alemania le propinó a la inoperante Portugal

Por: Rodrigo Calvo C. 17 junio, 2014

No tiene pinta de futbolista, ni mucho menos de goleador; pero, a sus 24 años, se perfila como uno de los mejores anotadores de la historia de las Copas Mundiales de Fútbol.

Thomas Müller
Thomas Müller

Es Thomas Müller, atacante del supercampeón de la Bundelisga, el Bayern Múnich, quien ya registra ocho goles en dos citas universales de la FIFA; hace cuatro años, en Sudáfrica 2010, se adjudicó el Botín de Oro, tras marcar cinco veces.

El galardón lo compartió con el español David Villa, el uruguayo Diego Forlán y el holandés Wesley Sneijder; la FIFA le otorgó el trofeo a Thomas, pues le reconoció tres asistencias a sus compañeros.

Ayer, en la apertura del grupo G, fue una auténtica pesadilla para el Portugal de Cristiano Ronaldo, al que opacó y desairó como el héroe de esta jornada, al conquistar tres de los cuatro tantos de la paliza de la Mannschaft , la favorita de siempre y la que todos quieren evitar hasta encontrársela en la final.

Bastó solo un día para que Müller se constituyera en el nuevo goleador del Mundial, en la figura del partido en Salvador y en el nuevo Bombardero de la Nación , como se denomina en Alemania a toda figura que demuestra su olfato de gol en las grandes reuniones del fútbol.

No es Gerd Müller, ni Klaus Fischer, ni Rudi Völler, ni Jürgen Klinsmann ni Miroslav Klose. “Thomas es un goleador de mucha calidad, que no se pone nervioso ante la portería rival y puede sacar un gol de la nada, un hecho que es determinante en un Mundial”, describio su compañero, Mario Götze.

La FIFA definió así su perfil de jugador: “Es único en su especie, un jugador inclasificable, dotado de un tino descomunal. Por su instinto depredador, astucia y facultad de acertar casi siempre con la mejor opción a máxima velocidad; desde hace años, uno de los romperredes más temibles del planeta”.

Müller empezó a jugar en el Bayern Múnich a los 10 años. Desde que lució por primera vez la camiseta del equipo principal, de la mano de Louis van Gaal, el volante ofensivo de fino olfato goleador levantó todos los trofeos imaginables en clubes, incluida la Liga de Campeones de la UEFA y la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Con su camiseta número 13, debutó en la Selección en marzo del 2010 y, desde entonces, es un miembro imprescindible en un equipo que muestra mucha unión hacia el éxito, pues de los goles se ocupa Müller. Se consultaron fifa.com y AFP.