El poderío alemán se verá las caras frente a una argentina que tiene a Lionel Messi

 11 julio, 2014

Redacción

Una final de Copa del Mundo cerrada, con una Alemania que buscará hacer alarde de su poderío y una Argentina que echará mano de su estrella, Lionel Messi. Así es como vislumbran técnicos nacionales el último juego del Mundial, ese encuentro al que los 32 equipos quieren llegar, pero solo hay espacio para dos.

El estratega Johnny Chaves afirma que Alemania llega con el cartel de favorito por destrozar a Brasil 7-1 en semifinales y por el estilo de juego al que ha apostado durante todo el campeonato mundial.

"Los alemanes quizás han sido el mejor equipo. Cada vez que le exigen, responde, mientras que los argentinos no han sido tan vistosos, pero tienen un manejo de juego importante y lograron neutralizar el ataque de Holanda. Tal vez Alemania va a tomar la iniciativa en el último cuarto y Argentina va a tener que apostar por las individualidades", dijo Chaves.

Otro aspecto por tomar en cuenta, previo a la ansiada final, el crecimiento de los equipos durante la cita mundialista.

"Los dos han mejorado mucho, cada uno dentro de su estilo. Los europeos son un equipo ofensivo que propone mucho juego y los sudamericanos han incrementado su juego defensivo. Ahora se ven más seguros. Argentina ha crecido más durante la Copa", dijo, por su parte, el estratega Geovanny Alfaro.

Jugadores alemanes corren a felicitar a Thomas Mueller (13), quien anotó el primer gol en la semifinal contra Alemania en el Mundial de Brasil 2014.
Jugadores alemanes corren a felicitar a Thomas Mueller (13), quien anotó el primer gol en la semifinal contra Alemania en el Mundial de Brasil 2014.

Las figuras teutonas en ataque, como Mezut Özil, Thomas Müller y Tony Kross, no puede descuidarlas la zaga albiceleste si quiere salir airosa del Maracaná, agregó Alfaro.

Un criterio similar tiene el estratega Briance Camacho al mencionar que en los primeros 20 minutos, los diridos por Joaquim Löwe van a apretar la salida de Javier Mascherano y compañía.

"Me parece que el último marcador que tuvo Alemania contra Brasil le dice a los argentinos que tienen que tener mucho cuidado, específicamente al inicio del juego por los balones que ellos roban y logran concretar sin contemplaciones", manifestó Camacho.

Una final de dientes apretados se jugará este domingo a partir de la 1 p. m.. El mundo se detendrá para observar la magia de los protagonistas, que intentarán levantar el trofeo más deseado en el balompié mundial.