Por: Rodrigo Calvo C. 17 mayo, 2014

Con EE. UU., Klinsmann se mide en Brasil a su país natal, Alemania. | AFP
Con EE. UU., Klinsmann se mide en Brasil a su país natal, Alemania. | AFP

Solo dos de los 32 entrenadores que estarán presentes en el Mundial 2014 tuvieron el honor de alzar la copa de campeones universales en su época de futbolista.

Uno es alemán, Jürgen Klinsmann, y el otro francés, Didier Deschamps. El primero en la cita de Italia 1990 y el segundo en 1998, cuando la Copa se dio en su país.

Precisamente, Klinsi fue la figura estelar de un ataque alemán, al mando del legendario Franz Beckenbauer, que se impuso 1-0 a Argentina en la final.

Klinsmann ganó la Eurocopa de 1996 y con los germanos marcó 47 goles en 108 juegos de clase A.

Por su lado, Deschamps pasó a la historia como el primer y único capitán galo con el privilegio de recoger el trofeo de campeón. Fue internacional en 103 partidos.

Hay otros que fueron grandes estrellas del fútbol, tomando en cuenta que 27 de los 32 técnicos que irán al Mundial fueron futbolistas a nivel superior y solo cinco –entre ellos Jorge Luis Pinto– no llegaron al profesionalismo.

El técnico de Corea del Sur, Hong Myung-Bo, es una leyenda de su país, con 136 partidos clase A y cuatro Mundiales, de 1990 al 2002.

El seleccionador de Bélgica, Marc Wilmots, fue un mediocampista frecuente con su país (completó 70 choques internacionales) y disputó cuatro Mundiales consecutivos, también de 19 90 al 2002.

Niko Kovac –el más joven de los técnicos en Brasil– nació hace 42 años en Berlín, Alemania, pero cambió de nacionalidad y fue 83 veces internacional con Croacia y jugó dos Mundiales, en el 2002 y 2006.

Con Italia, Fabio Capello brilló como volante en 32 juegos y participó en el Mundial de Alemania 1974, cuando consiguió un gol a Polonia.

Hace cuatro años, Capello dirigió a Inglaterra en Sudáfrica 2010 y ahora lo hará con Rusia en Brasil.

Safet Susic, estratega del debutante Bosnia y Herzegovina, fue volante de Yugoslavia en dos Mundiales, España 1982 e Italia 1990.

Otra estadística llamativa es que más de la mitad de los países (17) tendrá un estratega procedente del mismo país. Los otros 15 serán entrenados por extranjeros.