24 junio, 2014

Montevideo

Mundial Brasil 2014, Selección de Uruguay, Selección de Italia, Giorgio Chiellini, Luis Suárez
Mundial Brasil 2014, Selección de Uruguay, Selección de Italia, Giorgio Chiellini, Luis Suárez

Fotos del Luis Suárez con bozal, con la máscara de Hannibal Lecter o dientes de vampiro se multiplicaban en la “tuitosfera” (red social Twitter) tras el partido Uruguay-Italia, luego del mordisco del delantero uruguayo al italiano Giorgio Chiellini.

En el segundo tiempo del decisivo juego de este martes que ganó Uruguay 1-0, dejando a Italia fuera del Mundial, se ve a Suárez mordiendo al zaguero Chiellini.

La polémica, que se elevó como espuma de cerveza en las conversaciones en las redes, mereció incluso un comentario del boxeador Evander Holyfield, una célebre víctima de mordeduras intempestivas.

La foto de la AFP, en la que Chiellini grita y se frota el hombro mientras Suárez, sentado, parece masajearse la boca, se volvió viral en las redes pocos minutos después de terminado el partido.

“Me ha mordido, está claro, aún tengo la marca”, dijo Chiellini a la cadena pública italiana RAI tras el partido. “El árbitro debería haber pitado y haberle mostrado la (tarjeta) roja, también porque ha simulado”, dijo el europeo.

El episodio de la mordida, infrecuente en el fútbol aunque no novedoso para un jugador apodado “El Caníbal”, llegó entre otras a la tapa del diario estadounidense New York Times y es “trending topic” (tendencia) de Twitter en todo el mundo con la etiqueta #BanSuarez (Suspendan a Suárez).

Pero el charrúa mordedor, un jugador cuando menos heterodoxo (todos recuerdan que evitó un gol con la mano en un partido de cuartos de final con Ghana en el Mundial 2010), tiene sus defensores en un partido que se jugaba el todo o nada.

La casa local de McDonald’s, @McDonalds_Uy, escribió en Twitter: “Hola @luis16suarez, si te quedaste con hambre vení a darle un mordisco a una BigMac”.

— McDonald's Uruguay (@McDonalds_Uy) junio 24, 2014

Entre los memes (fotos modificadas humorísticamente y divulgadas en la red para comentar un tema), abundan las imágenes que lo muestran con la máscara de Hannibal Lecter, el caníbal representado por Anthony Hopkins en “El silencio de los inocentes”, o como parte del elenco de “Walking Dead”, una serie estadounidense sobre zombis.

En otra imagen porta una pantalla como las que les colocan a los perros para que no se muerdan las orejas, otra imagen lo coloca en el lugar del escualo en el antiguo afiche de “Tiburón” (con el comentario: “¡Que alguien convoque a Steven Spielberg!”) y numerosas fotos lo muestran con dientes de vampiro.

Suárez ya ha protagonizado incidentes similares en el pasado.

En 2010, cuando jugaba con el Ajax de Ámsterdam holandés, fue suspendido siete partidos por morder Otman Bakkal, del PSV Eindhoven. El gesto le mereció el mote de “El Caníbal del Ajax”.

En Inglaterra, como jugador del Liverpool, fue suspendido 10 partidos por morder al defensa serbio del Chelsea, Branislav Ivanovic, en la recta final de la temporada 2012-2013.

Pero las mordidas en el deporte no se recluyen en los estadios de fútbol: en 1997, Mike Tyson le arrancó la oreja de una mordida a Evander Holyfield.

“Me imagino que cualquier parte del cuerpo es comestible”, escribió Holyfield en su cuenta en Twitter, en evidente referencia al mordiscón charrúa.