Los asiáticos quieren superar su mejor participación, que la tuvieron en el 2002

 17 junio, 2014

Los rusos tuvieron el habitual reconocimiento del Arena Pantanal, en Cuiabá, Brasil, donde hoy se medirán a Corea del Sur por el grupo H. | EFE
Los rusos tuvieron el habitual reconocimiento del Arena Pantanal, en Cuiabá, Brasil, donde hoy se medirán a Corea del Sur por el grupo H. | EFE

Cuiabá, Brasil. EFE Rusia sale esta tarde a pavimentar su camino hacia la segunda ronda del Mundial, un objetivo que no consigue desde el de México 1986, a expensas de una Corea del Sur que en Brasil espera dejar atrás la hazaña de su mejor participación en 2002 y acercarse, al menos, a la llegada hasta las semifinales.

Rusia jugaba aún con la nomenclatura URSS cuando firmó su mejor campaña en 1986 y desde entonces alternó decepciones.

El Escuadrón fue eliminado de las ediciones del 2006 y 2010, y en sus dos últimas dos excursiones mundialistas, en 1994 y 2002, salió por la puerta de atrás apenas en la primera fase de competencia.

Aún así, hace 20 años, en Estados Unidos, metieron miedo con una goleada 6-1 a Camerún, cinco de ellos llevaron la firma de Oleg Salenko, quien terminó como el máximo cañonero.

La apertura del grupo H en el estadio Arena Pantanal, de Cuiabá, ilusiona a los rusos, que ganaron cuatro de sus últimos cinco amistosos y consideran como principal adversario a Bélgica. El otro rival de grupo es Argelia.

Rusia y Corea del Sur
Rusia y Corea del Sur

En tanto, los surcoreanos llegan a Brasil con más dudas que certezas en su defensa. Fueron vapuleados por Ghana 4-0.

Pero aferrados al misticismo, no olvidan que han ganado sus partidos inaugurales de los tres últimos mundiales: en el de 2002 se impuso a Polonia por 1-0; en el del 2006 a Togo por 2-1 y en 2010 a Grecia por 2-1.

En la historia común de estos países solo hay un antecedente. El amistoso de noviembre pasado que ganó Rusia por 2-1.

El centrocampista y capitán ruso Roman Shirokov se perderá la Copa Mundial por una lesión de tobillo y es quizá la única mala noticia para los rusos.

El seleccionador Hong Myung-Bo optó por un grupo joven y solo un jugador con gran rodaje, el defensor del Al Hilal saudí Kwak Tae-Hwi, de 32 años.

El árbitro argentino Néstor Pitana también hará su debut en el Mundial en este encuentro. Con 39 años, es internacional desde 2010. Tres antes debutó en la Primera División del fútbol argentino.