Se cumplió el objetivo de clasificar, pero jugadores dicen que quieren más

Por: David Goldberg J. 21 junio, 2014

Santos, Brasil. La Selección de Costa Rica no solo tendrá enfrente a Inglaterra como su próximo rival en el Mundial . Deberá jugar también contra el conformismo.

Los jugadores ticos, ya clasificados en el grupo D, aseguran que no bajarán la guardia; no obstante, es un sentimiento natural sentirse satisfecho con el objetivo cumplido. En este caso, este era avanzar a la segunda fase de Brasil 2014.

Sin embargo, su argumento es que cuando llegaron a la Copa no solo tenían una meta. Avanzar era nada más la primera de varias. Ahora citan ser líderes y dar la sorpresa en la ronda de los octavos superando lo conseguido por la generación de Italia 1990.

Precisamente ese antecedente es el que dicta como el equipo se dio por complacido al clasificarse, lo que terminó reflejándose en la cancha ante Checoslovaquia (1-4).

“Nosotros no solo vinimos a participar, vinimos a trascender. Es más, esa es la palabra que usamos para motivarnos. Hemos quemado etapas y vamos a seguir haciéndolo”, agregó Junior Díaz, luego del entrenamiento vespertino en el estadio Urbano Caldeira de Santos.

“Ya se dio la clasificación y no vamos a ocultar que da cierta tranquilidad, pero ya hoy (ayer) cuando vinimos al entrenamiento, estábamos pensando en Inglaterra” dijo el zaguero de perfil zurdo.

Contra ellos es que la Tricolor se jugará terminar en la cima del bloque D, el que se tildó por muchos como el “de la muerte”. El duelo será el martes a la 1 p. m. (10 a. m. de Costa Rica), en Belo Horizonte.

“En la cabeza solo está que vamos a mantener la actitud, que no queremos mostrar puntos débiles y que no vamos a relajarnos”, adujo Díaz, muy destacado ante Italia en la victoria del viernes.

Sus declaraciones fueron muy similares a las de todo el plantel justo después del histórico duelo ante la Azzurra , incluso, cuando aún estaban llenos de emoción.

Todos, sin excepción, aseguraron que ese día festejarían, pero al despertarse en la mañana, el foco volvería hacia Inglaterra.

El buen ánimo y las caras alegres predominaron en el entrenamiento de ayer del cuadro patrio, un equipo que se propone ahora derrotar al conformismo y poner aún más alto el listón en este Mundial. | CARLOS BORBÓN
El buen ánimo y las caras alegres predominaron en el entrenamiento de ayer del cuadro patrio, un equipo que se propone ahora derrotar al conformismo y poner aún más alto el listón en este Mundial. | CARLOS BORBÓN

Técnico. Dicho empuje viene en gran parte del técnico cafetero Jorge Luis Pinto, quien conforme avanza la Copa, se pone más serio.

Su gesto ayer durante la rueda de prensa estaba lejos de la risa nerviosa de los primeros días, quizás identificando la necesidad de amarrarse el cinturón para las mayores dificultades que se avecinan.

“No puedo decir adonde vamos a llegar. Solo pienso en seguir, seguir y seguir. Vamos a ver adonde nos lleva esta ruta”, expresó.

“Nos gusta que el pueblo costarricense se sienta alegre, pero nosotros tenemos mesura. No nos quedaremos ahí, la dimensión de lo logrado la tendremos más adelante. Por ahora tenemos un partido muy importante”, agregó el cafetero.

Es tanta la convicción del estratega que ayer en la práctica dio poco espacio para la regeneración y terminó puliendo detalles del sistema de juego con todo los 23 jugadores.

Hoy, la Selección se entrenará en la mañana en Santos y en la tarde volará a Belo Horizonte.