Los volantes Gastón Ramírez y Christian Stuani son entre quienes está el titubeo

Por: José Luis Rodríguez C. 12 junio, 2014

A dos días de que Uruguay y Costa Rica se enfrenten en el primer partido del Campeonato Mundial de Brasil, la prensa uruguaya expone que la selección charrúa tiene dos nombres en duda para el juego.

Gaston Ramírez y Christian Stuani se disputan el puesto que aún queda disponible, según dicen, en la cabeza del director técnico Óscar Washington Tabárez.

“Todo parece indicar que el equipo del debut será el mismo que jugó en los últimos dos amistosos de preparación que tuvo la selección en Montevideo”, indica el texto que ayer publicó el diario El País en su página electrónica.

“Con la dupla ofensiva que funcionó muy bien: Edinson Cavani y Diego Forlán, algo más retrasado en el campo de juego, apareciendo como lanzador y no tan como punta-punta. Ese será el 11 para jugar con los ticos, y ese en principio encierra alguna duda, por ejemplo, si va Gastón Ramírez desde el ‘vamos’ o lo hace Stuani, un jugador que le ha dado enorme resultado a la selección transformándose en un delantero letal. Jugó diez partidos y anotó cuatro goles”, añade.

Los volantes uruguayos Cristian Cebolla Rodríguez, Walter Gargano (centro) y el delantero Abel Hernández en la práctica del lunes. | AFP
Los volantes uruguayos Cristian Cebolla Rodríguez, Walter Gargano (centro) y el delantero Abel Hernández en la práctica del lunes. | AFP

Además de la duda entre ambos volantes, de ayer destaca la nota de que el delantero Diego Forlán no se entrenó por molestia estomacal.

“En el día de hoy (ayer) el jugador Diego Forlán no participó del entrenamiento de campo por malestar digestivo inespecífico con buena evolución en la tarde, se esperará para integrar al deportista al trabajo grupal en el día de mañana (hoy)”, anunció ayer la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Secretismo. Desde Sete Lagoas, donde se entrenaron ayer los celestes, se informa que las dos jornadas de práctica fueron totalmente cerradas para público y prensa, para así preparar en la más estricta privacidad el debut mundialista.

El martes el equipo cumplió con la obligación reglamentaria de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) de presentarse en la ciudad con una práctica abierta y más de 5.000 personas acudieron a la cita para ver de cerca a las estrellas.

Ayer la situación fue muy diferente y el equipo se ejercitó sin miradas externas.

Nadie no autorizado podía acercarse al recinto, fuertemente custodiado por la seguridad en cada acceso, y desde fuera era imposible, ya que el estadio está situado en las afueras de la ciudad, sin ningún edificio o punto colindante que permita un plan B para curiosos.

Unos paneles instalados especialmente para la ocasión en uno de los fondos bloqueaban el único punto por el que se podría ver la práctica desde el exterior.

De lo que sí no hay duda es que el delantero Luis Suárez no estará en el arranque del Mundial, pues no se ha recuperado de su operación.