La comitiva portuguesa aterrizó en Campinas del vuelo procedente de Estados Unidos, donde se concentró la última semana y media.

 11 junio, 2014

São Paulo

Cristiano Ronaldo junto a la selección de Portugal en su arribo a Brasil.
Cristiano Ronaldo junto a la selección de Portugal en su arribo a Brasil.

Con Cristiano Ronaldo al 99,9%, la selección de Portugal aterrizó este miércoles en el aeropuerto de Viracopos, en Campinas, a 100 kilómetros de São Paulo, cuartel general durante el Mundial.

La estrella del Real Madrid disipó las dudas sobre una posible ausencia en la Copa del Mundo — tras diagnosticársele una tendinitis crónica—, en la zona mixta finalizado el juego amistoso entre la representación lusa e Irlanda: "Estoy al 99,9 %", dijo sin detenerse ante la prensa.

Este miércoles, entre decenas de aficionados que hicieron vigilia para ver a Ronaldo de cerca, la comitiva portuguesa aterrizó del vuelo procedente de Estados Unidos, donde se concentró la última semana y media, y se dirigió al Hotel Resort The Palms de Campinas.

Durante su estancia en esta ciudad industrial, Portugal se ejercitará en el centro de entrenamiento de la Asociación Atlética Ponte Preta y en el estadio Moisés Lucarelli.

En el primer entrenamiento del equipo de las Quinas, que se cumplirá mañana en el Moisés Lucarelli, las 6.000 entradas disponibles acabaron en cinco minutos por el tirón de Ronaldo, que esta madrugada reapareció a buen nivel en la goleada a Irlanda por 5-1, un amistoso disputado en Nueva Jersey.

El capitán de Portugal es el máximo goleador de la historia de la selección lusa, con 49 dianas en 111 partidos internacionales, de las que las últimas 12 las concretó en apenas 11 encuentros.

Los lusos, encuadrados en el grupo G, jugarán después contra Estados Unidos en Manaus el 22 y cerrarán la primera fase frente a Ghana en Brasilia el 26 de junio.