14 noviembre, 2013

Ammán. AFP y EFE El entrenador uruguayo, Óscar Washington Tabárez, destacó la “contundencia” con que su equipo derrotó ayer a Jordania en la ida del repechaje y prácticamente selló su pase al Mundial del próximo año.

El Maestro admitió que, pese al abultado marcador, no fue el mejor partido de los suyos. “(Sin embargo) en el fútbol se puede ganar de innumerables formas”.

“Hoy hemos tenido dificultades con la pelota, más que las habituales, hemos estado desprolijos en la salida. No tuvimos solidez en la presión, pero sí fortaleza para (encontrar) los espacios que ellos nos dejaron en defensa”, destacó.

En el vestuario, los jugadores charrúas celebraron el éxito como si fuera la clasificación, conscientes de que ya hicieron lo más complicado y que solo un milagro jordano les alejaría de Brasil.

“Hemos estado muy efectivos. Nuestros jugadores son contundentes. Ahora iremos a ganar el otro partido, somos profesionales”, declaró el defensa Diego Lugano.

Decepción. La goleada provocó gran decepción para los 25.000 aficionados jordanos que ayer presenciaron el encuentro.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Desde primera hora de la mañana, los aficionados se afanaron por hacerse con una entrada en los alrededores del estadio, para lo que tuvieron que pagar precios que en el mercado negro oscilaban entre los $7 y los $70 (unos ¢35.000).

Tras la derrota frente a los de Óscar Tabárez, un sentimiento de decepción recorrió las gradas del estadio, donde también se encontraban el monarca jordano Abdalá II y su esposa, la reina Rania.

“Lo hemos intentado con todas nuestras fuerzas. Jugaremos el segundo partido con la misma actitud”, comentó el técnico egipcio de los jordanos, Hossam Hassan.

Antes del partido, Hassan reconoció la superioridad técnica de Uruguay, que ocupa el quinto lugar en la última clasificación de la FIFA frente al puesto 70 de Jordania.