10 julio, 2014

Al grito de ¡Viva Costa Rica, viva Nicaragua!, cientos de jóvenes nicaragüenses recibieron esta mañana al zaguero Óscar Duarte, quien brilló con Costa Rica durante el Mundial Brasil 2014 bajo el mando del técnico Jorge Luis Pinto.

Duarte no solo se convirtió en el primer nicaragüense en participar en la justa mundialista, sino en el primero en anotar un gol. En el partido debut, envió un balón al fondo de la cabaña resguardada por el arquero uruguayo Fernando Muslera, tanto que significó el 2-1 momentáneo. (Costa Rica ganó el juego 3-1).

Equipados con vuvuzelas , los jóvenes nicaragüenses lanzaron vítores a los dos país y por un momento las diferencias que han marcado las relaciones de los dos países quedaron en el olvido.

Banderitas azul y blanco de Nicaragua eran agitadas por los presentes en el aeropuerto de Managua. Ellos también eran animados con música filarmónica, mientras Duarte se abría paso abrazado a su abuelo materno, Salomón Gaitán, uno de sus más grandes admiradores.

Cientos de fanáticos acompañaron a Óscar Duarte a su llegada a Managua, Nicaragua
Cientos de fanáticos acompañaron a Óscar Duarte a su llegada a Managua, Nicaragua

El defensor, que juega en el club Brujas de Bélgica, se mostró emocionado por la recepción en el salón de protocolo destinado a personalidades políticas e invitados especiales en el país. El primer nicaragüense en disputar un Mundial de Fútbol logró con su proeza deportiva disipar la animosidad que existe entre Nicaragua y Costa Rica, enfrentados por conflictos limítrofes.

El defensor celebró que los nicaragüenses, cuyo deporte favorito es el beisbol, hayan dado su apoyo a la Selección de Costa Rica y expresó su deseo de que "con el tiempo hayan mejores relaciones" entre los dos países.

"Nos sentimos orgullosos de Duarte . Él es una gloria nicaragüense y venimos a darle este recibimiento", declaró un coordinador del movimiento deportivo Alexis Argüello, de la juventud Sandinista 19 de Julio, brazo juvenil del partido gobernante Frente Sandinista.

Duarte, nacionalizado costarricense tras haber dado los primeros pasos en el fútbol tico, fue uno de los 23 jugadores de la selección de Costa Rica que ganó la admiración mundial por su destacada actuación en el Mundial.

"Muchas gracias por el apoyo que me brindaron a mí y a la Selección. Es bonito ver a toda la gente unida", dijo un emocionado Duarte .

Un acto masivo espera a Duarte en su natal Catarina, 46 km al sureste de Managua, un pueblo pintoresco de artesanos y turismo y gente muy amigable con el visitante.

"Él se merece esto porque desde niño ha sido una persona muy tenaz, sabe lo que quiere y va tras esos sueños", dijo su orgullosa tía, la geóloga Angélica Muñoz.

Los familiares y amigos en Catarina vivieron y sufrieron cada jugada de Duarte con la selección de Costa Rica, y cuando fue expulsado en el partido ante Grecia tras recibir su segunda tarjeta amarilla, "todos lloramos", dijo Muñoz.

Duarte emigró a Costa Rica cuando tenía cinco años junto con su madre Walkiria Gaitán, pero "su corazón y toda su familia esta aquí en Nicaragua", dijo su pariente.

El futbolista adquirió la nacionalidad costarricense cuando tenía 13 años para poder participar en competencias internacionales con el Deportivo Saprissa, donde jugaba, refirió su mamá.

Duarte pasará unas vacaciones con su numerosa familia, que incluye más de 13 tíos, en Catarina antes de volver a Bélgica, según dijo.

El jugador expresó su deseo de ayudar a impulsar el deporte en Catarina para que los jóvenes tengan oportunidad. "Eso es lo que paso en mi caso, en Costa Rica me abrieron las puertas para crecer" en el fútbol, recordó.

"Sería muy motivante porque hay muchos niños que sueñan con lo que yo estoy viviendo y si puedo ayudar lo haré", dijo Duarte a preguntas de la prensa de juntar esfuerzos con autoridades en el país para impulsar el deporte.