FIFA invitó a la cita a Ghiggia, octogenario héroe del Maracanazo que silenció a un país

Por: Rodrigo Calvo C. 8 junio, 2014

Un enorme fantasma se posa sobre Brasil desde hace 64 años, el fantasma del Maracanazo , proeza de Uruguay y de un hombre, Alcides Edgardo Ghiggia, quien silenció, con un gol, a 200.000 brasileños en el lujoso estadio de Río de Janeiro.

La Celeste fue la campeona del mundo por segunda vez y Ghiggia, una vez más, contará la misma historia que relata desde el lejano 16 de julio de 1950: el 2-1 ante Brasil.

“Tengo en mi casa tres CD del gol, con los relatos de tres locutores que había de Uruguay en el Maracaná, pero no lo veo mucho, solo en la televisión, cuando pasan algún recuerdo de ese juego, pero nada más. Cuando lo veo, siento gran emoción y alegría”.

El grito de 50.000 charrúas resonó el 20 de noviembre al revivir, en un vídeo, el tanto de la Celeste que dio el título de 1950. Alcides Ghiggia, autor del gol, vibró hasta las lágrimas en el Centenario de Montevideo. Ese día, Uruguay igualó 0-0 con Jordania y avanzó a Brasil 2014. | AFP
El grito de 50.000 charrúas resonó el 20 de noviembre al revivir, en un vídeo, el tanto de la Celeste que dio el título de 1950. Alcides Ghiggia, autor del gol, vibró hasta las lágrimas en el Centenario de Montevideo. Ese día, Uruguay igualó 0-0 con Jordania y avanzó a Brasil 2014. | AFP

De inmediato, el octogenario personaje soltó la risa, el miércoles anterior, en charla telefónica con La Nación desde su casa, en Las Piedras, que forma parte del área metropolitana de Montevideo.

En el diálogo de casi 10 minutos, dejó en claro el orgullo por aquel derechazo que introdujo entre el poste izquierdo y el infeliz arquero del Scracht du Ouro , Moacir Barbosa.

“Evoco aquel gol como si fuera hoy”, describió en fifa.com. “Me tocó darle una alegría a mi país, pero también una tristeza a Brasil”.

Ñato , como se le conoce, será noticia en los próximos días, pues mañana viaja a Brasil, como invitado de honor, a la edición número 20 de lo Mundiales de Fútbol, siendo él un personaje histórico para la cita.

“Me voy el 9 de junio. No sé nada más. Viajo a São Paulo al Congreso de FIFA y sé que voy a ver el primer partido, entre Brasil y Croacia”, manifestó el único sobreviviente charrúa del Maracanazo .

El duelo con Costa Rica. Alcides Ghiggia no oculta que ha pensado mucho en el debut de Uruguay con Costa Rica, el próximo sábado, en el Castelão, de Fortaleza, Brasil.

“No sé si estaré en el partido de Uruguay. Espero estar ahí con ellos y que ganen. Quiero que lleguen a la final y verlos salir campeones; pero, después de la apertura, no sé lo que la FIFA tiene preparado para mí... Todo depende de la FIFA”.

Enseguida, Ghiggia analizó la relevancia del duelo con la Sele , en el grupo D, “de la muerte”, que comparte con Italia e Inglaterra.

“A Costa Rica hay que ganarle, sí o sí. Será fundamental ganar el primer partido, lo que le permitiría ir a jugar el segundo con otro ímpetu. Contra Inglaterra va a ser parejo, pero creo que todo se va a definir con Italia”, expuso con firmeza.

Formado en los clubes charrúas Sud América y Peñarol, aquel gol a Brasil, en 1950, cambió su vida, le dio un nombre, lo inmortalizó y le abrió las puertas para jugar 10 años en Italia, con la Roma y el Milán.

Pese a que hace 64 años provocó un día de tragedia nacional, Brasil es su segunda casa. “La gente me tiene aprecio. Mi gol se recuerda casi siempre. Es algo inolvidable para uno. Me da una sensación de alegría cada vez que visito Brasil”.

“El fantasma del Maracaná lo crearon los periodistas, no yo (risas). ¡No sé si seré yo el fantasma del Maracaná o quién sera”, aceptó.

Al exjugador le fastidia el fútbol actual. “No me agrada como se juega, no veo al jugador de antes, al ‘dribleador’, pícaro. No me atrae”.

Brasil 2014 lo espera. Ghiggia está bien de salud para disfrutar de tantas emociones. “Ya tengo 87 años y me siento bien, por suerte”.

El verdugo de Brasil en 1950 casi fallece. El 13 de junio del 2012 figuró en un grave accidente de tránsito, que lo tuvo al borde de la muerte.

Estuvo un mes en coma y sufrió varias fracturas, pero se recuperó y pudo volver a caminar. Hoy, Alcides Ghiggia, aquel héroe del célebre Maracanazo , se siente con ánimo y viajará mañana a Brasil.