10 julio, 2014

São Paulo. EFE Maxi Rodríguez, el autor del penal decisivo para el pase de Argentina a la final ante Alemania, reconoció el momento de responsabilidad que vivió en la tanda de penales y resaltó que la Albiceleste se lo merecía.

Los jugadores argentinos se hacen uno con la afición albiceleste. Los 24 años de espera y jugar la final en Brasil merecen el festejo. | AP
Los jugadores argentinos se hacen uno con la afición albiceleste. Los 24 años de espera y jugar la final en Brasil merecen el festejo. | AP

“Son esos penales que son decisivos, la verdad que nunca me había tocado una instancia así. Hoy sabíamos que estaba en mis pies jugar una final de mundo”, expresó Maxi.

“Se cruzan muchas cosas por la cabeza, pero este grupo se merecía una alegría de esta manera, después de tantos años en la selección y de dos mundiales que nos veníamos quedando en cuartos. La barrera de las semis la conseguimos y dimos otro paso muy grande.

“Tenemos que disfrutarlo, porque no es fácil jugar una final del mundo”, rememoró.

Para Javier Mascherano, el mejor jugador de Argentina, la Albiceleste pasó la semifinal a Holanda con “corazón, alma e inteligencia táctica”.

“Era lo que pretendíamos, estar a la altura. Después el destino decidiría dónde nos pone. Nos puso en la final del mundo”, agregó el Jefecito, que disputa su tercera Copa del Mundo.

El volante, con más de 100 partidos en la selección albiceleste, aseguró que haber llegado a la final ante Alemania en el Maracaná significa “haber puesto a la Argentina en el lugar que se merece”.