1 julio, 2014

Suárez con sus hijos en Uruguay el pasado 27 de junio. | AP
Suárez con sus hijos en Uruguay el pasado 27 de junio. | AP

Montevideo. AFP El delantero uruguayo Luis Suárez pidió perdón ayer lunes al defensa italiano Giorgio Chiellini y “a toda la familia del fútbol” por el mordisco que le valió una fuerte sanción de la FIFA, en un mensaje publicado en las redes sociales.

“Con independencia de las polémicas y de las declaraciones contradictorias que se han producido durante estos días (...), lo cierto es que mi compañero de profesión Giorgio Chiellini sufrió en el lance que tuvo conmigo los efectos físicos de un mordisco”, indicó en sus cuentas oficiales de Twitter y Facebook.

“Me arrepiento profundamente. Pido perdón a Giorgio Chiellini y a toda la familia del fútbol”.

Minutos después del mensaje de Suárez llegó la respuesta en Twitter de Chiellini, que el viernes ya había publicado una carta en la que calificaba de “excesiva” la sanción.

“Está todo olvidado. Espero que la FIFA reduzca tu sanción", escribió ayer el defensa italiano.

En su mensaje Suárez, que había sido sancionado antes en dos ocasiones por otras agresiones similares, prometió no reincidir.

“Me comprometo públicamente a que nunca volverá a ocurrir un incidente como este con mi intervención”, concluyó el delantero, máximo goleador de la Premier League con el Liverpool.