27 junio, 2014

São Paulo. EFE. La sanción de nueve partidos y los cuatro meses de inhabilitación con los que la FIFA sancionó a Luis Suárez, convierten al delantero charrúa en uno de los más castigados por la Federación Internacional, que actuó de oficio para enjuiciar el comportamiento del futbolista.

Suárez ingresó a la lista negra de las Copas del Mundo, que tiene como recientes referentes al francés Zinedine Zidane o al italiano Mauro Tassotti, por su codazo al español Luis Enrique.

Zidane fue castigado con tres partidos en el 2006. | ARCHIVO
Zidane fue castigado con tres partidos en el 2006. | ARCHIVO

Aunque por encima de todos está el iraquí Samir Shaker, sancionado en México 1986. El defensor escupió al árbitro colombiano Jesús Díaz en el choque contra Bélgica, de la primera fase.

Curiosamente, Shaker no fue expulsado y fue la FIFA la que actuó de oficio, para imponerle un año de castigo, la mayor sanción impuesta por el ente rector hasta el momento.

El martes pasado, Suárez mordió a Chiellini como lo hizo en el 2010 en Holanda, con el Ajax y, en el 2013 con el Liverpool, en la Premier. Entonces fue sometido a castigos de siete y diez partidos, respectivamente.

Ahora, la sanción que FIFA le impuso al uruguayo supera la de ocho partidos impuesta a Tassotti, por una de las agresiones más recordadas en la historia de los Mundiales que el árbitro húngaro Sandor Puhl pasó por alto en Estados Unidos 1994.

Ese torneo también guarda los cuatro partidos de castigo al que fue sometido el brasileño Leonardo por romperle la nariz de un codazo al estadounidense Tabaré Ramos y los tres juegos al rumano Ion Vladoiu, por una patada contra el suizo Christophe Obrel.

En la final de Alemania 2006, el francés Zinedine Zidane le propinó un cabezazo en el pecho al italiano Marco Materazzi. Fue expulsado y recibió una sanción de tres partidos. En esa edición, el italiano Danielle de Rossi fue sancionado con cuatro partidos por darle un codazo al estadounidense Brian McBride.

El caso más reciente se dio en Brasil 2014, con la sanción de tres juegos al camerunés Alex Song, tras ser expulsado por golpear al croata Mario Mandzukic.