El anuncio de los 23 mundialistas dio una jornada en que afloró mucho sentimiento

Por: David Goldberg J. 31 mayo, 2014

San Rafael de Alajuela. Ya se sabía que ayer sería un día tenso para los seleccionados costarricenses: 23 de ellos recibirían una de las mejores noticias de sus vidas; no obstante, otros dos, de las peores.

Para esa parte de la jornada, los diversos medios de comunicación presentes tuvieron acceso a poco o nada, así que la intimidad quedó para ellos. Tal vez así debería ser.

Lo único que se conoció es que el técnico colombiano Jorge Luis Pinto dio la lista al frente de todos a eso de las 11:30 a. m. y que posteriormente habló de forma individual con los damnificados: Kendall Waston y Carlos Hernández.

Después solo hubo que esperar a que los jugadores abandonaran el Proyecto Gol para percibir cómo afloraban los sentimientos.

Debido a que al plantel se le dio la tarde libre, los familiares comenzaron a aglomerarse en el parqueo del predio para recogerlos.

Allí aparecieron los abrazos intensos, los besos efusivos y las palabras emocionadas.

Los porteros Patrick Pemberton y Keylor Navas fueron recibidos por varios miembros de sus familias en el parqueo de Proyecto Gol . | RAFAEL PACHECO
Los porteros Patrick Pemberton y Keylor Navas fueron recibidos por varios miembros de sus familias en el parqueo de Proyecto Gol . | RAFAEL PACHECO
Luego de lesionarse y quedar fuera del Mundial, Álvaro Saborío se fue ayer a Estados Unidos para estar con su hijo

El delantero Marco Ureña, quien estaba entre las principales dudas, fue presa de su esposa. El defensor Roy Miller, un poco más seguro en el avión, lo fue de uno de sus hijos. El portero Keylor Navas, 100% adentro desde siempre, de ambos. Y así sucesivamente.

Uno a uno, los futbolistas recibieron las muestras de cariño de sus seres queridos al saber que se les cumplirá un sueño, el cual seguramente es uno compartido desde edades infantiles con los primeros toques de la pelota.

Inclusive, las felicitaciones terminaron mezclándose entre familias. Por ejemplo, los allegados de Giancarlo González saludaron a Patrick Pemberton y viceversa.

Quedó claro que los miembros de la Tricolor están unidos de una manera especial.

Por supuesto, donde no hubo mucha alegría fue en los bandos de Waston y Hernández. Ambos se fueron con gesto cabizbajo, tras despedirse de los demás.

El zaguero sí dijo unas cuantas palabras a la prensa, el volante no.

No obstante, en la noche, tras un acto de despedida con sus familias, los 23 elegidos debieron regresar a la concentración. Adiós al festejo, porque se les viene el Mundial.