Por: Johan Umaña V. 5 septiembre, 2013

El Capitán América nació de un sueño. El Proyecto 2010 fue una iniciativa estadounidense creada en 1998 para, con $50 millones de inversión inicial, desarrollar un equipo que peleara por el título de una Copa del Mundo de la FIFA.

Ese plan se centraba en dos iniciativas: el Proyecto 40 (ahora Generación Adidas) y el programa de internado de la federación para los equipos Sub-16 y Sub-17.

Landon Donovan fue parte de la primera generación del programa y el alumno más ilustre.

El internado se hizo en la academia IMG de Bradenton, Florida, institución que ha desarrollado a grandes luminarias del deporte.

De ahí se graduaron estrellas como Eli Manning (dos veces campeón de la NFL), Josh Hamilton (beisbolista MVP de la Liga Americana) y Andre Agassi (ganador de ocho Grand Slam de tenis).

También Donovan, ganador de cuatro Copas de Oro, cinco títulos de la MLS, cuatro premios al mejor futbolista de Estados Unidos y muchísimos galardones más.

Conquistar la galaxia. Cuando Estados Unidos ganó el cuarto lugar en el Mundial Sub-17 de 1999, Donovan fue escogido el mejor del certamen.

Esa aparición le valió el fichaje del Bayer Leverkusen y pareció abrirle las puertas de Europa.

Sin embargo, un joven Landon no logró adaptarse a Alemania y pronto volvió a casa.

Fue prestado al Earthquakes y allí lo ganó todo en la MLS, convirtiéndose en el rostro del “ soccer ”.

En el 2005 acabó su vínculo con el Bayer y el Galaxy movió lo posible para agregarlo a sus filas.

En ocho años con los angelinos vio consolidarse el fútbol norteamericano y se consagró como la figura de la selección.

También aprovechó los parones invernales para aventurarse con Bayern Múnich y Everton.

Hoy, con 31 años, prepara su salida de la selección, probablemente Brasil 2014 sea su último Mundial.

Espera haber influenciado a suficientes jóvenes como para que algún día cristalice el sueño de que su país pelee por el mundial.