Tricolor precisa de mucho orden táctico y “piernas” para poder derrotar a la Azzurra

Por: David Goldberg J. 20 junio, 2014

Recife, Brasil. La Selección de Costa Rica buscará hoy clasificarse a la siguiente ronda del Mundial por segunda vez desde que en el país se pateó una pelota de fútbol.

Y como si fuera un capricho diseñado por el destino, lo intentará justo el día en que se cumplen 24 años de la primera vez, cuando aquel frentazo de Alexandre Guimaraes y la increíble corrida de Hernán Medford pusieron a todos los ticos de cabeza.

A lo mejor termina Celso Borges cabeceando en el medio para que Joel Campbell defina el boleto.

Tras de eso, quien estará del otro lado es Italia, con sus cuatro títulos, su enorme tradición y sus múltiples figuras reconocidas internacionalmente, lo cual le añadiría muchísimo más peso a la gesta.

Sin embargo, dentro de un grupo duro, feo, y tras el duelo de ayer entre charrúas e ingleses, muy cerrado, el empate sirve, al igual que en Italia 1990. En este momento los números que dicta la tabla del bloque D favorecen a la Tricolor .

Por eso , el equipo de Jorge Luis Pinto tampoco irá a jugarse todas las fichas en una sola mano. El panorama que ofrece llegar a cuatro puntos en dos fechas es seductor.

Para cada caso, el orden táctico será fundamental, tal y como lo fue en el triunfo ante los uruguayos.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Inclusive, eso es lo que periodistas, jugadores y técnicos presentes en Brasil, tales como el propio Cesare Prandelli, de la Azzurra , destacan como la mayor virtud tica.

Principalmente en la zaga, donde Giancarlo González, muy activo esta semana con los medios (casi que reiterando la importancia de dicha zona), tiene una idea clara de qué es lo necesario.

“Para mí, Italia es un gran equipo, un gran rival, se sabe que tienen sus figuras, pero acá lo que importa es lo que se haga grupalmente. En eso nosotros somos mejores”, manifestó ayer en rueda de prensa ante unos 100 periodistas, muchos de ellos de origen italiano.

Amparados en esa mentalidad, mantener el cero atrás es posible. Y si a uno no le anotan, pues se está un poco más cerca de ganar.

Esfuerzo. El otro factor serán las piernas: “Correr, correr y correr, de eso se trata, es el fútbol moderno”, expresó el estratega cafetero, sentado al lado de González.

Sobre eso, Pipo también tuvo su criterio, señalando que dado que es un duelo que puede dar la clasificación a la ronda de los octavos de final de Brasil 2014 se “jugarán la vida”, razón por la que no darán una sola pelota por perdida.

Esa es la única fórmula que permitirá al equipo presionar los 90 minutos al Arquitecto, Andrea Pirlo, cuando se está en defensa y a crear todos los espacios posibles para poder jugar a máximo de dos toques cuando se está en ataque.