El equipo costarricense ya sabe que los helénicos se resguardan en su campo y salen en procura de realizar un contragolpe rápido

Por: David Goldberg J. 28 junio, 2014

Santos, Brasil. Costa Rica precisará de mucha paciencia para hacerle daño a Grecia mañana en el estadio Arena Pernambuco de Recife.

El muro defensivo de los helénicos es tan fuerte que solo puede traerse abajo a punta de pico y martillo. Es imposible salir a buscar la demolición instantánea.

Las estadísticas oficiales de FIFA dicen que los griegos son el sexto equipo que más veces detuvo a su rival, ahogando 35 avances en tres partidos. Los jugadores ticos, más allá que solo tienen un par de días de estar analizándolos, bien saben de las dificultades que se toparán.

El primero en reconocerlo fue el Yeltsin Tejeda, el miércoles.

“No estamos acostumbrados a que los equipos se nos metan atrás, como posiblemente harán ellos. Durante la fase de grupos peleamos contra equipos que proponen, que juegan y dejan jugar”, comenzó la disertación el volante de contención.

El desborde y la habilidad de Joel Campbell serán fundamentales para abrir el cerrojo que se anticipan plantearán ante Costa Rica. | AFP
El desborde y la habilidad de Joel Campbell serán fundamentales para abrir el cerrojo que se anticipan plantearán ante Costa Rica. | AFP

“Entonces, hay que tener paciencia. Esa debe ser nuestra principal virtud. También mucha tranquilidad. Debemos tener la bola, tocar de pie a pie y confiar en los cambios de juego, que en este torneo nos ayudaron mucho”, añadió.

Lo emuló el zaguero Christian Gamboa, con una declaración similar, pero un día después.

“Efectivamente, paciencia es la palabra clave. Tenemos que saber manejar los tiempos del partido. Ellos son buenos en el contragolpe, puesto que se agrupan bien en su propia mediacancha. Así que tenemos que tocar hasta que encontremos un espacio”, comentó.

Ayer, la Tricolor se entrenó a puerta cerrada y nadie dio declaraciones; no obstante, no era de esperar que alguno mudase de criterio.

“Ellos normalmente esperan al rival. Su fortaleza es el bloque del segundo cuarto de cancha hacia atrás. Ahí luchan todas las pelotas, las corren todas.

Luego contraatacan con jugadores que salen rápido y son efectivos a la hora de definir”, manifestó el asistente técnico.

“Será duro, porque ellos vinieron de menos a más y pasaron. Eso dice que fueron mejores que los otros (Costa de Marfil y Japón). Además, si se analiza el juego ante Colombia, ellos no fueron menos, simplemente cometieron errores que fueron aprovechados”, adujo.

Todos los entrevistados aseguraron que el mejor escenario posible es encontrar un gol tempranero, pues obligaría a los europeos a salir del fondo, abriendo más espacios que podrían ayudar a propiciar un segundo tanto, que en estas instancias definitorias podría ser suficiente para liquidar el partido y por ende la serie.