13 julio, 2014

Buenos Aires. AFP El gobierno argentino prepara con cautela el regreso de la selección argentina en Buenos Aires el lunes, con una agenda que excluye a la presidenta Cristina Kirchner de cualquier celebración oficial para recibir a los jugadores, según dijo una fuente del gobierno a la AFP.

Kirchner tampoco tiene previsto viajar a Río de Janeiro para asistir a la final entre Argentina y Alemania este domingo, según una carta que envió a su homóloga brasileña Dilma Rousseff que la había invitado especialmente.

El gobierno tampoco enviará a ningún funcionario en representación a la ceremonia de entrega de la Copa Mundial, según la prensa local que atribuye la ausencia a las cábalas argentinas y al temor del gobierno de ser tachado de “mufa” (que da mala suerte) si la Albiceleste pierde la final.

Kirchner anunció en la carta a Rousseff que estará el domingo y el lunes en Río Gallegos, la capital de Santa Cruz, bastión político y familiar de los Kirchner en la Patagonia argentina.

La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, recibió ayer en Buenos Aires a su homólogo ruso Vladimir Putin. | AFP
La presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, recibió ayer en Buenos Aires a su homólogo ruso Vladimir Putin. | AFP

La mandataria de 61 años, quien recibió el sábado al presidente ruso Vladimir Putin después de casi dos semanas afectada por una faringitis aguda, explicó que quiere estar junto a los suyos porque su nieto, Néstor Iván, “cumple su primer añito” y no quiere perdérselo.

De esta manera, la mandataría no estaría en la capital el lunes cuando la selección regrese a Buenos Aires, donde se espera que se desate el júbilo popular para recibir a los jugadores cualquiera sea el resultado de la final.