Por: David Goldberg J. 1 julio, 2014

¿Cuál es el sentimiento que reina en el camerino ahora?

Estamos muy contentos y orgullosos del trabajo que estamos haciendo. Agradecidos con toda la afición de Brasil que nos ha tenido cariño y nos ha apoyado bastante. Ni qué decir de la de nuestro país.

¿Cómo adaptar el juego a otra potencia?

Nos sentimos de la misma manera, con las mismas ganas y humildad, no queremos cambiar nada, esto es lo que nos ha dado resultado y queremos seguir en esta vía.

Los rumores sobre equipos que lo quieren son cada vez mayores...

Yo todo lo tomo con tranquilidad. Hay cosas que son más importantes en este momento como el honor de un país, el hacer historia por Costa Rica. Quiero ayudar a mis compañeros, porque este Mundial es un sueño de todo el grupo. Desde que llegamos empezamos a escribir historia, queremos llegar largo para que esto pueda ser recordado por siempre por nosotros, por nuestros hijos y por todos los ticos.

¿No se alegra al respecto?

Yo estoy agradecido con Dios por tener salud, pero estoy enfocado en la Selección. El Mundial es una oportunidad única. Quiero centrarme en esto, no en otra cosa.

¿A qué se debe que Costa Rica esté dando esta sorpresa?

Tiempo atrás nosotros hablamos como grupo y prometimos que cada uno iba a ir a su club a intentar hacer las cosas bien. Queríamos llegar con el mejor nivel posible al Mundial y creo que lo hicimos. Lo que quedaba era conjuntarnos, poner todo lo aprendido en ese tiempo en la cancha y dar el 100 x 100.

Físicamente el equipo parece que está cansado, ¿qué opina?

Nosotros estamos bien. En una competencia como esta es lógico que el jugador se desgasta poco a poco, pero también tenemos tiempo para recuperarnos al 100% para el siguiente juego.

Sin embargo, hoy usted hizo trabajo aparte...

AGDFGDFG G
AGDFGDFG G

Después de un partido con tiempos extra hay mucho desgaste físico y mental. Con algunos días de reposo, masajes y algunas otras cosas estaremos listos. Solo tomamos nada más la decisión de hacer un trabajo de relajación con los fisioterapeutas, correr un poco. No es lesión.

¿Por qué las lágrimas ante Grecia?

Son cosas lindas. Siempre las voy a tener en la mente y en el corazón. Yo trato de ser tranquilo y disfrutar con calma. Ni en lo bueno ni en lo malo hay que volverse loco, hay que tener estabilidad. Lo que pasa es que esas lágrimas son incontrolables, el sentimiento es puro, uno no puede esconder eso. Pero ya estamos más tranquilos, pensando en lo que viene y en la posibilidad de ganar.

¿Piensa en el trofeo del Guante de Oro del Mundial?

Hay que ir paso a paso. Yo creo que eso es un sueño para cualquier portero. Esos logros solo se los lleva uno con trabajo, entonces si lo obtuviese sería de las cosas más bonitas que a uno le puede pasar.

Sus compañeros siguen destacando la unión de grupo...

Estamos muy unidos. Todos vemos hacia un mismo objetivo. Aquí no hay individualidades. Cuando llegamos nadie daba nada por nosotros, creían que nos íbamos a ir goleados. Esa unión nos ayudó a creer en nosotros.