Los teutones dijeron que el grupo está unido y eso se refleja en el terreno de juego

 9 julio, 2014

Thomas Müller remata con toda la facilidad entre Óscar, Marcelo, David Luiz (2) y Julio César para el primer gol de la paliza ante Brasil. | AFP
Thomas Müller remata con toda la facilidad entre Óscar, Marcelo, David Luiz (2) y Julio César para el primer gol de la paliza ante Brasil. | AFP

Belo Horizonte. Brasil. AFP. Los jugadores de la selección de Alemania se mostraron sorprendidos por la goleada, 7-1, que le propinaron a Brasil ayer en semifinales del Mundial de 2014, que no estaba en los plantes de nadie.

“Esto no estaba previsto”, aseguró Thomas Müller después de que su equipo aplastara a los anfitriones en el estadio Mineirao.

Por su parte, el volante Toni Kroos, el generador del fútbol ofensivo de esa máquina casi perfecta que fue la selección de Joachim Löw, señaló: “Si alguien hubiera dicho que íbamos a ganar, 7-1, nadie lo habría creído, ni nosotros”.

“Honestamente no sé qué decir”, agregó Müller, autor del primer tanto a los 11 minutos de la victoria de la Mannschaft.

Con ese gol, que abrió el camino a la debacle histórica de la Seleçao , Müller suma cinco en Brasil 2014 y quedó a uno del máximo anotador del torneo, el colombiano James Rodríguez. También llegó a diez en dos mundiales con solo 24 años.

“No me lo puedo creer. Es una locura total”, agregó el atacante, quien de una vez urgió a su equipo a olvidar rápidamente este resultado para concentrarse en la final del domingo en el mítico Maracaná.

El atacante del Chelsea inglés Andre Schürrle, que anotó los dos últimos tantos de la humillante goleada alemana, dijo que “esta noche fue de locos”.

“"Nunca nos hubiéramos imaginado ganarle a Brasil por 7-1 en una semifinal de una Copa del Mundo”, añadió Schürrle.

“Es difícil encontrar las palabras después de un partido como este”, declaró el goleador Miroslav Klose, que aseguró que no celebró su tanto con la tradicional voltereta porque recibió un golpe en una rodilla poco antes de marcar.

Para Klose, la clave de Alemania es que están unidos y eso se ve reflejado en el terreno de juego.

“Ahora tenemos que recuperarnos una vez más, tenemos que luchar para lograr esto”, aseguró por su lado Thomas Müller.

Kroos también recordó que el Mundial no ha terminado y Alemania todavía no ha logrado su objetivo, que es ganar la Copa del Mundo por cuarta vez en su historia tras 1954, 1974 y 1990.

“Jugamos un partido extraordinario. Tuvimos una actuación maravillosa contra el equipo local, pero vinimos a ganar la Copa del Mundo y todavía no la ganamos”, expresó Kroos.

Según el volante ofensivo, “todavía nos queda un partido muy difícil por delante, y si no jugamos al máximo nivel, como lo hicimos hoy, no lograremos el objetivo que nos propusimos”.

Ahora Alemania espera rival entre Holanda y Argentina.