7 julio, 2014

La ciudad de Santos se enamoró de la Sele y su participación en el Mundial. Como cierre a la cálida acogida que ha tenido el equipo patrio, hoy lo despidió con una medalla de honor que hizo llorar al técnico Jorge Luis Pinto.

En la ceremonio estuvieron presentes el entrenador Jorge Luis Pinto y el presidente de la Fedefútbol, Eduardo Li
En la ceremonio estuvieron presentes el entrenador Jorge Luis Pinto y el presidente de la Fedefútbol, Eduardo Li

Se trata del reconocimiento José Bonifacio de Andrada e Silva, que es la máxima distinción que da esa ciudad a sus visitantes.

El acto tuvo lugar a las 6 p. m. local (3 p. m. en Costa Rica) en la alcaldía. El presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li, y el entrenador del cuadro patrio, Jorge Luis Pinto, acudieron en representación de los seleccionados.

La Prefectura les entregó a los federativos y a Jorge Luis Pinto una replica del Museo de Pelé y una camiseta autografiada por el exastro del futbol brasileño. Por su parte, el técnico patrio, Jorge Luis Pinto, no contuvo de nuevo las lágrimas al reconocer la buena acogida y la experiencia vivida por la Sele durante su estadía aquí.

"Aquí nos enseñaron a ganar, nos comprometieron a ganar. Nos estimularon; que en la tierra de Pelé te abracen y recibas tantas muestras de cariño, nunca lo olvidaderemos", mencionó el estratega colombiano.

La Prefectura además proyectó un video que repasó los mejores momentos de la Tricolor en la cuna de Pelé y Neymar.

Por su parte, la Fedefútbol entregó una réplica de los tres banderines oficiales de los primeros tres juegos de la fase de grupos ante Uruguay, Italia e Inglaterra.

Esa fue la última actividad formal de la Sele en Brasil, que a eso de las 2:30 a.m. (11:30 p.m., hora tica) dejará el Hotel Mendes Plaza para dirigirse a Sao Paulo, donde tres horas después tomará el vuelo de regreso a Costa Rica.

El alcalde Paulo Alexandre Barbosa dirigió el acto.

Colaboró David Goldberg