Por: Gabriel Vargas B. 30 junio, 2014

Jorge Luis Pinto se mostró sereno ante Grecia. | CARLOS BORBÓN
Jorge Luis Pinto se mostró sereno ante Grecia. | CARLOS BORBÓN

Costa Rica hace historia; Jorge Luis Pinto, también. El seleccionador nacional, el artífice intelectual del sueño que vive hoy el fútbol nacional se convirtió en el primer entrenador colombiano en avanzar a cuartos de final de una Copa del Mundo mayor.

Pinto lo soñaba, Pinto lo anhelaba, Pinto lo hace posible. Para el colombiano no hay techo y como siempre lo ha dicho: “la historia está para escribirse”.

A su manera, el colombiano lo está consiguiendo. Ya se convirtió en el director técnico más exitoso de su país en mundiales, pero quiere más.

Su coterráneo Francisco Maturana había sido el único que había llegado lejos, hasta octavos de final en Italia 1990.

Eso ya fue historia. Hoy el único nombre escrito con letras doradas es Jorge Luis Pinto. Punto.

En este Mundial de Brasil 2014 tenía dos competidores por la hazaña. Reinaldo Rueda (Ecuador) y Luis Fernando Suárez (Honduras) quedaron fuera en la primera ronda de la competencia.

Ahora el oriundo de San Gil, Santander, Colombia, quiere más, mismo sentir del grupo de muchachos que conforman la Selección de Costa Rica.

Su próxima misión: Holanda. Ahí tendrá las páginas en blanco y la tinta en su estrategia para seguir alargando esta historia.

Costa Rica y Jorge Luis Pinto juntos anhelan ser inmortales en la memoria de todos los ticos, y de la misma manera de los colombianos, esos que han sentido como suyos los éxitos del timonel.