Día especial para Joel: su primer Día del Padre como papá tras anotar en el Mundial

Por: Johan Umaña V. 14 junio, 2014

La piel se eriza. Todos lo saben. Joel toca el balón, la emoción va a aflorar... Así es el ataque tico, revoluciona cuando ese alegre negrito de sangre caribeña aparece.

Un día de felicidad a más no poder para Campbell. Se acumulan las alegrías: debut en las redes mundialistas, triunfo nacional y su primer Día del Padre, ¡como papá!

La primicia la dio el mismo jugador. Después de hincar a Muslera tomó el balón y se lo llevó al estómago. Dedo en boca dedicó la anotación más importante de su corta pero brillante carrera en el fútbol.

“Para mí es una alegría muy grande la bendición de ser padre, la celebración era para el bebé o la bebé y la familia que me ha apoyado siempre”, comentó el atacante.

La faena, para ser considerado figura del partido por la FIFA y de la jornada por La Nación , la completó con un sinnúmero de gambetas y corridas para enloquecer a los charrúas y una asistencias maravillosa para que Marco Ureña anotara el tercer tanto costarricense.

Tanto enloqueció a los celestes que Maximiliano Pereira no lo aguantó y terminó por patearlo arteramente para ganarse la expulsión, en el tiempo de descuento.

A sus apenas 21 años Joel ya es el trapito de dominguear de la Sele y carga en sus hombros con las ilusiones de un país futbolero.

Ya lo era, desde hace rato. Fue indiscutible en la eliminatoria y desde que el Arsenal lo firmó, hace ya tres años, sus coterráneos sueñan con verlo haciendo diabluras en la prestigiosa Premier League .

Aunque le ha costado que los Gunners lo consideren. Primero fue el permiso de trabajo, que lo obligaba a haber jugado, al menos, el 75% de los partidos de su selección en los dos años recientes; luego, la falta de formación.

Así que mandaron a Campbell a andar por Europa. A los 19 años fue de préstamo al Lorient, de Francia; a los 20 fue a enamorar al Betis, de España; a los 21 llegó, ya como figura, al Olympiacos, de Grecia.

Le quedan dos años de contrato con el conjunto londinense. Queda por ver si Arsene Wenger ya se convenció de que Campbell pertenece al máximo nivel.

O si otro club europeo se interesa en un pícaro atacante de 22 años (cumple el 26 de junio) que ya deslumbró en Mundial.

A fin de cuentas, Joel siempre ha sido claro en que su meta no es lucir en el Arsenal, si no dejar huella en la historia del balompié tico.