15 junio, 2014

Manaos. AFP. Inglaterra, que gastó mucha energía y almacenó una buena dosis de frustración en la derrota ante Italia en el horno de Manaos (2-1), tendrá que superar esta doble desventaja para ganarse una plaza para los octavos de final del Mundial de Brasil.

El revés es frustrante para Roy Hodgson y sus hombres porque, con sus fortalezas y sus debilidades actuales, el equipo tuvo una buena actuación en el debut.

El seleccionador oscilaba después del lance entre el pesimismo y una actitud positiva.

“Estar tan cerca de ellos nos da una gran confianza antes de jugar contra Uruguay y Costa Rica”, comentó Hodgson. “Dependemos de nosotros. Tenemos que jugar bien. Mantener la cabeza alta, hacer que los jugadores se den cuenta de que si pueden reproducir dos actuaciones como esta, tenemos buenas posibilidades”.

Lallana, Rooney y Baines sufrieron con el clima de Manaos. | AFP
Lallana, Rooney y Baines sufrieron con el clima de Manaos. | AFP

La selección de los Tres Leones, contrariamente a Italia, no puede permitirse un relajamiento y no tiene más opción que darlo todo para derrotar a sus rivales.., sin garantía de éxito, como pudo verse el sábado.

“El ritmo fue muy intenso, lo que generalmente no corresponde al calor y a la humedad. El calor terminó por pesar, pero aguantamos hasta el final. Algunos jugadores tuvieron calambres y es algo que tendremos que seguir atentamente”, reconoció el estratega.

La joven promesa Raheem Sterling, de 19 años, notó su primer “agarrotamiento” en el minuto 65 del partido, y eso dice mucho sobre las condiciones de juego.

El capitán Steven Gerrard, que no suele aparentar sus 34 años, sufrió para aguantar los 90 minutos.

DDaniel Sturridge, una de las bazas de Inglaterra para este torneo después de haber marcado tres goles en sus cuatro últimos partidos internacionales, tuvo que abandonar a sus compañeros el sábado con ligeras molestias.

Estos días serán cruciales para que el equipo inglés se recupere de sus dolores físicos y mentales.