Por: José Fernando Araya N. 9 junio, 2014

En Brasil 2014, Inglaterra apostará por una generación bastante joven para intentar traerse su segunda Copa del Mundo.

Apostando por su juventud, los ingleses mostrarán un fútbol muy rápido, aprovechando a sus laterales, su principal arma.

Glen Johnson por la derecha y Leighton Baines en la izquierda tienen la orden casi obligatoria de subir, incluso sus compañeros abren espacios para que ellos no tengan ningún freno en ofensiva.

“Los ingleses son de un fútbol vertical, están acostumbrados a subir y volver de forma rápida, siempre corren al espacio”, mencionó Carlos Watson.

Una de las esencias de los pioneros del fútbol son las rápidas transiciones defensa-ataque que suelen realizar gracias a pases largos o pelotazos pensados.

Las descargas o cambios de orientación de jugadores como Gerrard o Lampard (relegado al banquillo) son vitales y podrían sorprender a los nuestros.

“Ellos van a aplicar esta técnica ante Uruguay y Costa Rica para romper el bloque defensivo”, manifestó Orlando de León.

En Gerrard encontramos el eje del equipo. Tiene marca, lanza excelentes balones largos, lo buscan y también busca para tocar en corto y dar calma. Por si fuera poco, tiene un cañón en sus piernas.

Adelante, Wayne Rooney es el encargado de meter temor.

Es potente y no hay que dejar que se voltee al arco, ya que si se perfila es casi imparable, pese a que ahora juegue más hacia el centro, casi de volante de llegada.

“Ellos nos van a enviar muchos trazos desde la defensa a la línea ofensiva, ahí habrá un delantero pivoteando y otro que va al espacio. Rooney tiene experiencia y le gusta salir del área para buscar siempre el espacio libre, mete muchos problemas”, comentó Javier Delgado.

Cuando encuentra rivales replegados atrás como ante Honduras suele encontrar dificultades y carece de jugadores de peso que puedan marcar la diferencia.

Para la Sele será fundamental atacar a los defensores, donde suelen dejar espacios.

infografia