A tres días para que ruede el balón, los favoritos no se ven con claridad

 9 junio, 2014

Sao Paulo AP Este es un atípico Mundial, en el sentido que no existe una selección a la que con certeza pueda señalarse como fija para salir campeona, tras la final del domingo 13 de julio.

Figuras de indiscutible cartel internacional, como el brasileño Neymar, no llegan al Mundial en su mejor nivel. Por eso hay inquietud y dudas en las apuestas. Heiner Mora lo enfrentó en el fogueo del 2011. | CARLOS BORBÓN ARCHIVO
Figuras de indiscutible cartel internacional, como el brasileño Neymar, no llegan al Mundial en su mejor nivel. Por eso hay inquietud y dudas en las apuestas. Heiner Mora lo enfrentó en el fogueo del 2011. | CARLOS BORBÓN ARCHIVO

Claro que Brasil dispone de la localía y de una maciza defensa para conquistar un sexto título.

Además, la verdeamarella cuenta con Neymar como su as de espadas pero, en realidad, de la mitad de la cancha hacia arriba, no hay mucho más.

El técnico Luiz Felipe Scolari defiende a rajatabla un esquema 4–2–3–1, con el que salió campeón de la Copa Confederaciones hace un año. No enamoran a nadie con su jogo bonito engavetado y en el que el ignoto Fred se ha establecido como el estilete.

Pensemos en España. Por la calidad de sus figuras en cada sector del terreno, la campeona vigente parece el equipo más completo.

Sin embargo, la sensación que prima en la actualidad es que la Furia Roja se ha marchitado ante una ley natural, como es el avance inexorable de las edades de sus estrellas y referentes.

Ninguna selección europea ha podido proclamarse campeona del mundo en territorio europeo. Y aquí llega España, dispuesta a ser la primera en repetir los títulos de la Eurocopa (2008–2012) y el Mundial (2010). Vicente Del Bosque triunfará o naufragará comulgando la religión del toque y posesión, pese a que el técnico debe ser el primero en intuir que la magia de Andrés Iniesta y Xavi Hernández ya no es la misma.

Está la Argentina de Lionel Messi. Pero, ya se verá si el astro azulgrana habrá logrado cambiar el chip tras una temporada más que decepcionante en la delantera del Barcelona.

Messi metió 26 goles y generó 10 asistencias con el Barcelona. A eso se le describe como una mala temporada, bajo la sospecha de que se reservó para su tercer Mundial, con la tentación de conseguir el único gran laurel que le falta para sus pergaminos.

El 24 de junio, en pleno torneo, Lio cumplirá los 27 años. O sea, esta es la ocasión precisa para hacerlo en su plenitud. Tal vez, el socio más importante para su causa sean los pulmones de su inagotable volante Angel Dí María, junto a Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín.

Ni hablar de Alemania, una selección por siempre favorita . La potencia germana que dirige Joachim Loew desborda talento creativo en el mediocampo, sin olvidar la jerarquía y el espíritu indeclinable de sus principales figuras.

Mas, a menos de una semana del arranque mundialista, el entrenador Joachim Loew sigue desojando la margarita con sus formaciones.

Y así se puede ir desglosando a cada aspirante, cada uno con algún tipo de contrapeso significativo.

De modo que, a menos de una semana de que ruede el balón en el certamen planetario, las apuestas no son tan seguras, en virtud de la similitud que se podría dar entre las potencias, tras el balance de fortalezas y carencias de cada una.