El delantero Karim Benzema anotó dos tantos y se vislumbra como la figura de la selección gala, en sustitución de Frank Ribery

 8 junio, 2014

Lille, Francia

Karim Benzema celebró con sus compañeros un tanto en la goleada de Francia sobre Jamaica.
Karim Benzema celebró con sus compañeros un tanto en la goleada de Francia sobre Jamaica.

La selección de Francia cerró la fase de preparación para el Mundial de Brasil 2014 con una contundente goleada de 8-0 sobre Jamaica, en un encuentro en el que el jugador del Real Madrid Karim Benzema, autor de dos goles, hizo olvidar la ausencia de Franck Ribery, que se perderá la Copa del Mundo a causa de una lumbalgia.

Había dudas sobre quién asumiría el liderazgo en el equipo tras la baja de Ribery, la gran estrella del combinado galo, y la referencia ofensiva de una selección francesa que, pese al cauteloso discurso de Didier Deschamps, se perfila como una de las tapadas de la competición.

Un papel que reclamó este domingo con todo merecimiento el delantero Karim Benzema, que partiendo desde la parte izquierda del ataque, la posición habitual de Franck Ribery, se convirtió en el gran protagonista del encuentro.

Benzema no se limitó en esta ocasión a mostrar su talento para asociarse con sus compañeros de ataque, como dejó claro con sus pases de gol a Olivier Giroud y Blaise Matuidi, sino que además demostró que llega a Brasil con la puntería afinada.

Si a los 38 minutos el atacante del Real Madrid apeló a su calidad para batir con un preciso remate de rosca al meta caribeño Jacomeno Barrett, a los 63 apostó por la potencia para firmar el doblete.

Karim Benzema pudo, incluso, marcar una tercera diana, pero el poste evitó el triplete del madridista, que vive permanentemente cuestionado, tanto en su equipo como en la selección, por su supuesta falta de gol.

Si soberbio fue el partido de Benzema, no menos sobresaliente fue la actuación del centrocampista Blaise Matuidi, quien no sólo aportó la solidez que se espera de él a la medular, sino que demostró su enorme capacidad de llegada al área rival con dos tantos.

Los mismos que firmó el joven delantero de la Real Sociedad Antoine Griezmann, quien no desaprovechó los veinte minutos que le concedió Deschamps para volver a llamar a las puertas de la titularidad, con los dos tantos que cerraron la goleada (8-0) del conjunto francés.

La cuenta goleadora la abrió Yohan Cabaye al minuto 17, mientras que el jugador del Arsenal, Olivier Giroud (53') hizo el cuarto del partido.

Un contundente resultado que, guste o no al técnico francés, hará recaer muchas miradas sobre el conjunto galo, que se medirá en la primera fase del Mundial con Honduras, Suiza y Ecuador, en un torneo que Deschamps prefería afrontar como tapado.