23 noviembre, 2013

Montevideo. EFE El “fantasma del 50”, el miedo de los brasileños a perder de nuevo un Mundial en casa ante Uruguay, se instaló en Río de Janeiro, al menos según una exitosa publicidad que no gustó nada en Brasil ni tampoco entre los integrantes de la Celeste .

El personaje del comercial se pasea por varios lugares de Río de Janeiro, incluido el remodelado estadio Maracaná. | FOTOGRAMA CAPTURA DE YOUTUBE
El personaje del comercial se pasea por varios lugares de Río de Janeiro, incluido el remodelado estadio Maracaná. | FOTOGRAMA CAPTURA DE YOUTUBE

En el descanso del juego Uruguay-Jordania (0-0), que sentenció la clasificación charrúa, se pudo ver por primera vez al “fantasma del 50”, la alegórica representación del Maracanazo, el histórico triunfo uruguayo ante Brasil, en la final del Mundial de 1950.

En la publicidad, de la marca deportiva Puma, se observa a un tosco fantasma vestido de celeste y con el número 50 en la espalda deambulando por Río de Janeiro, bailando en el sambódromo, paseando por la playa, jugando a la pelota y asustando a los cariocas.

Por último, el fantasma entra en Maracaná, donde se jugará la final del próximo Mundial.

“No nos gusta el tema del fantasma porque no es lo que pensamos en la selección. Lo importante siempre es ir con perfil bajo a todos lados y esto creo que no nos ayuda a bajar el perfil”, afirmó tajante el capital uruguayo Diego Lugano.

Medios brasileños respondieron enfatizando que ahora Brasil está protegido por “el ángel del pentacampeonato”, en referencia a los cinco títulos mundiales ganados por los brasileños desde 1950.