Por: Johan Umaña V. 30 junio, 2014

Al Mundial de 1990 Costa Rica fue sin un solo legionario, los mercados internacionales eran totalmente ajenos al fútbol tico. De ahí salieron los primeros célebres legionarios, Hernán Medford, Juan Cayasso, Rónald González y otros, que abrieron el camino.

Después, con los mundiales de 2002 y 2006, el jugador costarricense se cotizó, pero no mucho. Clubes como Saprissa, Alajuelense y Herediano se han conformado con, por lo general, vender sus jugadores a ligas de segundo o tercer nivel, como Noruega, Suecia y la MLS, entre otras.

Así que no es de extrañar que agentes y equipos se froten las manos con el triunfo de la Selección Nacional en Brasil 2014. La esperanza es que la gesta sirva de llave para los mercados de primer orden, el de las mejores ligas del mundo.

“Nos acerca mucho más a estar codo a codo con las grandes ligas, ya tenemos jugadores en buenas ligas y vemos grandes equipos atrás de Keylor (Navas)”, comentó Adolfo Hernández, representante de jugadores autorizado por FIFA.

Lo cierto es que los futbolistas ticos desde hace rato están emigrando a Europa, pero por la puerta de atrás. Navas se fue a la segunda división de España y de ahí escaló. Bryan Ruiz pasó por Bélgica y Holanda, antes de ir a Inglaterra.

José Miguel Cubero (izquierda) estuvo en la Copa del Mundo de Brasil 2014 con Costa Rica.
José Miguel Cubero (izquierda) estuvo en la Copa del Mundo de Brasil 2014 con Costa Rica.

Valen el doble. Raúl Pinto, presidente de Alajuelense, fue aún más enfático y dijo que Brasil 2014 marcará un antes y un después, en el que los jugadores nacionales duplicarán su precio en el mercado.

“Si antes vendíamos jugadores a menos de medio millón de dolares, ahora van a pasar a valer cerca del millón”, comentó el jerarca.

Claro, apuntó Pinto, el éxito de la Selección planteará un ambiente más exigente para los clubes. El imposible ya no existe...