Por: David Goldberg J. 25 marzo, 2013

Costa Rica nunca llegó al tercer partido de una hexagonal final de Concacaf con solo un punto.

Sin embargo, también hay que decir que nunca jugó sus dos primeros duelos fuera de casa. Eso es algo así como buscarle la quinta pata al gato, pero ante el difícil panorama, es lo que queda.

Esta es la quinta hexagonal que disputa la Tricolor, de cinco posibles y en todas las anteriores, a esta altura de la eliminatoria, ya se sumaban como mínimo tres puntos y como máximo cuatro.

Para la copa en suelo francés, la Sele arrancó con un empate ante México y con triunfo sobre Estados Unidos, lo que levantó la expectativa. No obstante, los dos compromisos fueron de local.

Después se perdió contra El Salvador y todo se fue derrumbando, hasta finalizar en 4° lugar, con 12 unidades. Hubo que ver el Mundial por televisión.

Cuatro años más tarde, Costa Rica inició con un empate contra Honduras y una victoria ante Trinidad y Tobago. Nuevamente los dos fueron en el Saprissa.

Luego, se cayó ante Estados Unidos, pero sucedió todo lo contrario que para la eliminatoria previa: el equipo se disparó, no volvió a ser derrotado y cumplió con el mejor desempeño en la historia de esta fase al terminar líder, con 23 puntos.

Más ediciones. La ruta a Alemania 2006 comenzó con una derrota frente a los aztecas y una victoria contra Panamá. Otra vez los dos compromisos fueron en suelo tico.

El que siguió fue un empate en Trinidad y Tobago, el cual provocó la salida del actual entrenador, el colombiano Jorge Luis Pinto.

De igual manera se clasificó al Mundial germano en el 3° lugar de la hexagonal y con 16 unidades.

El último caso es el de Sudáfrica 2010, donde se inició con victoria sobre Honduras y derrota en México.

El tercer partido fue una victoria sobre El Salvador; cumplió el mejor arranque de todos.

El problema es que el final fue el más traumático. No se fue al Mundial al ser 4°, con 16 puntos.

Etiquetado como: