Los dirigidos por el alemán Jürgen Klinsmann perdieron 2-0

 5 marzo, 2014

Chipre

Andriy Yarmolenko (centro) de Ucrania celebra su gol ante Estados Unidos con su compañero Denys Garmash (der.), durante un partido amistoso en Larnaca.
Andriy Yarmolenko (centro) de Ucrania celebra su gol ante Estados Unidos con su compañero Denys Garmash (der.), durante un partido amistoso en Larnaca.

La selección de Estados Unidos cayó este miérocles 2-0 ante Ucrania, que encontró en Andriy Yarmolenko, centrocampista del Dinamo de Kiev, la llave para doblegar con facilidad al combinado que entrena el alemán Jürgen Klinsmann.

El técnico germano tendrá que afinar mejor su orquesta si quiere hacer un buen papel en el Mundial de Brasil. A priori, lo tiene complicado en su grupo, el G, con Portugal, Alemania y Ghana, pero su pase a octavos de final será más difícil si ofrece una imagen tan dudosa como la que dio en Chipre.

Allí es donde se disputó el partido, por los conflictos internos que vive Ucrania y allí es donde Yarmolenko dio una lección a Estados Unidos. El zurdo del Dinamo está destinado a jugar en una Liga mayor. Es rápido, habilidoso y tiene un golpe exquisito de balón.

Él fue quien abrió el marcador al principio del duelo, en el minuto 12, tras aprovechar un pase de Denis Garmash, que no pudo batir en un mano a mano a Tim Howard y en el rechace cedió la pelota al mejor jugador de Ucrania.

Estados Unidos se vino abajo con ese tanto y casi no se acercó a la portería de Andriy Pyatov a lo largo del partido. Jozy Altidore fue una isla en la punta de ataque. El delantero se desesperó por la falta de balones que llegaron a sus dominios. Los hombres de Klinsmann apenas encadenaron un par de jugadas peligrosas y eso sentenció a su selección.

Ucrania, envalentonada con su juego sobrio y efectivo y con el tanto de Yarmolenko, vivió una plácida segunda parte en la que sentenció el duelo a 20 minutos del final. Fue Marko Devic el autor del segundo, casi en el primer balón que tocó tras saltar al terreno de juego después de sustituir a Yevhen Konopljanka.

Yarmolenko aún tuvo tiempo de completar un partido redondo. Estuvo a punto de marcar un gol desde casi el centro del campo cuando el partido agonizaba.

Habría sido el punto y final perfecto para un choque en el que Estados Unidos mostró muchas de sus carencias y Ucrania, fuera del Mundial en la repesca, tendrá en el mes de junio a su estrella viendo el torneo más importante del mundo por la televisión.