La selección española cuajó en Brasil su peor fase final en un mundial, eliminada en primera ronda con solo tres puntos y una diferencia de goles de menos tres.

 24 junio, 2014

Madrid

El centrocampista español Xabi Alonso (izquierda) controla el balón ante el centrocampista australiano Oliver Bozanic.
El centrocampista español Xabi Alonso (izquierda) controla el balón ante el centrocampista australiano Oliver Bozanic.

La selección de España, actual campeona del mundo y eliminada en la fase de grupos del Mundial de Brasil, regresó a su país horas después de jugar su último partido del torneo, en el que venció por 3-0 a Australia.

El avión que trasladaba al equipo español en el vuelo de Iberia 2907 aterrizó en el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas poco antes de las 12:00 a. m. Los jugadores, que vestían chandal negro con bandas y escudo en verde, abandonaron el aeropuerto en furgonetas sin hablar con los medios de comunicación.

La selección española cuajó en Brasil su peor fase final en un mundial, eliminada en primera ronda con solo tres puntos y una diferencia de goles de menos tres, por debajo de todas sus anteriores participaciones.

Nunca antes alcanzó la última jornada de la primera fase sin posibilidades de clasificarse, como le ocurrió este lunes, en las cuatro participaciones anteriores en las que se despidió del torneo a las primeras de cambio. Y solo en dos de ellas con una única victoria, como en la actual edición disputada en Brasil 2014.