Por: Rodrigo Calvo C. 24 agosto, 2014

El Mundial en Brasil demostró que se puede alcanzar la victoria sin contar con el mayor porcentaje de posesión de balón en los partidos.

Este detalle novedoso lo resaltó la FIFA y su Grupo de Estudio Técnico, en el reporte de la cita que se editó la semana anterior en Suiza.

En el 34% de los 64 partidos jugados en Brasil 2014 –un total de 22 juegos–, las selecciones que tuvieron una posesión inferior a su oponente terminaron gananciosos.

Lo anterior fue obra de las transiciones vertiginosas, de un agresivo contragolpe y de que asumieron riesgos para obtener los triunfos.

El monarca Alemania, el subcampeón Argentina, el tercer lugar Holanda, el quinto lugar Colombia y el octavo puesto, Costa Rica, entre otros, siguieron esta tendencia.

El triunfo 3-1 de Costa Rica ante Uruguay fue uno de 22 juegos del Mundial que se ganaron sin que el vencedor tuviera mayor posesión de balón. | EFE
El triunfo 3-1 de Costa Rica ante Uruguay fue uno de 22 juegos del Mundial que se ganaron sin que el vencedor tuviera mayor posesión de balón. | EFE

La Tricolor no gozó de un porcentaje alto en la tenencia del balón en los cinco duelos que realizó, tres en el Grupo de la Muerte y otros en los octavos y cuartos de final.

Con Uruguay (ganó 3-1), la posesión favoreció a los charrúas (54% sobre 46%); y ante Italia (1-0) pasó lo mismo, pero con el 58% de la Squadra Azzurra y el 42% de los ticos.

“Todos los equipos victoriosos desplegaron un buen juego de posesión, pero usaron igualmente los contraataques, con sorpresivas y creativas maniobras tácticas de avance hacia la meta contraria para triunfar en el torneo”, aseguraron los estudiosos de la FIFA.

Contra Inglaterra (0-0), la proporción fue de 53% sobre 47% de la Sele . En octavos, Costa Rica superó 5-3 a Grecia en los penales, pero en el tiempo regular el dato fue favorable a los helenos (57% sobre 43%).

Y en cuartos de final, la posesión de la pelota fue aplastante y al lado de Holanda. La Naranja Mecánica tuvo el 64% sobre el 36% de Costa Rica y venció, 4-3, en los penales.

Al otro extremo, se notó que el 44% de los triunfos –28 juegos– lo obtuvieron países que disfrutaron de mayor posesión de la bola. Catorce de los encuentros (el 22%) finalizaron empatados y los contendientes se repartieron la posesión.