Por: Katherine Chaves R., Randall Corella V. 19 julio, 2013

Baltimore, Maryland. El refuerzo de última hora convocado por la selección hondureña, Erick Norales, se puso ayer a las órdenes del técnico Luis Suárez.

Acogido a la regla de la Copa de Oro que permite a las selecciones que disputarán cuartos de final cambiar algunos jugadores por razones física o tácticas, el estratega catracho decidió convocar a Norales en sustitución del defensor Johnny Palacios, lesionado en el último juego ante Trinidad y Tobago.

Norales, que milita en el Vida de La Ceiba, llegó a Baltimore ayer, a las 4 p. m. (2 p.m., hora de Costa Rica) y dos horas más tarde ya estaba en la cancha de la Universidad de Maryland (UMBC) realizando su primer entrenamiento con el resto de los seleccionados hondureños.

De cuidado. El vocero de la selección hondureña, Edwin Banegas, confirmó el miércoles que la resonancia magnética practicada a Palacios (hermano de Jerry, delantero de Alajuelense) mostró que padece una ruptura parcial del tendón de aquiles de su pierna derecha.

Johnny Palacios era una de las dos posibles bajas de la H para el juego de este domingo ante Costa Rica. La otra figura que está en duda es el portero Donnis Escober, quien ha realizado trabajo diferenciado en los últimos días.

“Donnis hizo un trabajo regenerativo, un trabajo más suave, el profesor Carlos Gutiérrez mencionó que tiene una tendinitis, está recuperándose para estar a punto en el juego del domingo”, explicó el vocero catracho.

Los hondureños tampoco podrán contar con el defensor David Velásquez, suspendido por un juego luego de haber sido expulsado el lunes ante Trinidad y Tobago.