El chileno, figura en el Maracaná, le anotó a españoles por tercer partido consecutivo

Por: Rodrigo Calvo C. 19 junio, 2014

Definitivamente, Eduardo Jesús Vargas, la figura ayer de la delantera de Chile, le tiene la medida puesta a la Selección de España.

La razón de esta aseveración se remite a que el ariete del Valencia español se ha convertido en la bestia negra de la Furia Roja en los últimos partidos internacionales.

Vargas lo hizo como mejor sabe y en el legendario estadio Maracaná, de Río de Janeiro, anotó por tercer partido seguido a los hispanos.

Eduardo Vargas
Eduardo Vargas

La diferencia fue que la racha no había sido acompañada por resultados, pero ayer tuvo su revancha.

Su primera huella con los europeos la hizo con el anterior técnico, el argentino Claudio Borghi en la banca, y la victoria se escapó al cierre, en el 2011. La Roja vencía 2-0, pero al final cayó 2-3 con un penal.

En setiembre de 2013, volvería a brillar ante los hispanos. El ariete iluminó el camino ante los ibéricos con dos golpes, pero otra vez una anotación en tiempo de descuento ahogó el grito de triunfo.

La espera valió la pena y el exjugador de la Universidad de Chile eligió el Maracaná. En sus pies nació una victoria histórica para los chilenos y el ansiado boleto a los octavos de final. En sus pies también comenzó la eliminación española.

Con esta diana, el jugador formado en Cobreloa y goleador de la Copa Suramericana de 2011, con la Universidad de Chile, llegó a 15 anotaciones con la camiseta de su país. Cabe destacar que éste es su primer tanto en las Copas Mundiales.

El sitio de la FIFA entregó un pequeño resumen de su actuación, en el que consignó que entregó 29 pases, además de dos remates al arco, con el que señaló así un 50% de efectividad ante la portería de Casillas.

Edú es nativo de Renca, una región metropolitana de Santiago. Pero antes de tomar el vuelo en el fútbol profesional, tuvo que pasar por varios lados. Desde niño estuvo en ligas menores de la Cato y Palestino, pero allí no tuvo continuidad.

Su potencial lo explotó cuando se vinculó en divisiones inferiores de la Universidad de Católica y, con 15 años, fue fichado por Cobreloa.

Veloz, punzante en las diagonales y con el gol, tuvo una evolución paulatina que lo llevó a la Universidad de Chile, Nápoli, el Gremio de Porto Alegre y el citado Valencia.

Hoy, es una de las piezas clave en la artillería de Jorge Sampaoli, esperanza del gol en todo Chile, desde que debutó en la Mayor con solo 20 años, en noviembre de 2009. Se revisaron fifa.com, AFP y Chilevisión