Con jugadores como Karim Benzema o Pogba, Francia es una de las selecciones que más jugadores musulmanes tiene en sus filas y que aún está con vida en el torneo

Por: José Fernando Araya N. 1 julio, 2014

Este domingo 29 de junio dio inicio el Ramadán, lo que para todos los musulmanes es una celebración que obliga a los cerca de 1.500 millones de creyentes a no ingerir alimentos ni líquidos, no beber, fumar o tener relaciones sexuales desde el amanecer hasta el final del día.

Mesut Özil celebra el primer tanto de Alemania ante Argelia en el Mundial Brasil 2014.
Mesut Özil celebra el primer tanto de Alemania ante Argelia en el Mundial Brasil 2014.

Esta tradición religiosa no quedó fuera de la Copa del Mundo, pues selecciones como Francia, Bélgica, Argelia, Nigeria y la misma Alemania cuentan con jugadores que podrían tomar la decisión de no consumir alimentos durante toda la fase final del certamen, algo que de no hacerse bien, podría afectar la parte física.

Según una publicación del diario El Tiempo de Colombia, aspectos como la masa muscular pueden verse afectados durante un período de ayuno tan extenuante, pese a que FIFA mantenga la palabra de que Ramadán y fútbol pueden ir de la mano.

"Hemos hecho estudios exhaustivos de jugadores durante el Ramadán, y la conclusión fue que si se respeta de manera apropiada, no habrá reducción en los rendimientos físicos de los jugadores", declaró Dvorak a periodistas.

En tanto, su colega Michel D'Hooghe no recomienda el ayuno durante la época en que se disputa la extenuante competencia. "Si yo estuviera a cargo de los jugadores, meditaría la posibilidad de una excepción", enfatizó el belga al medio Abc de España.

Desde hace 28 años, una Copa del Mundo no coincidía con el Ramadán. La última vez que sucedió esto fue en México 1986, donde Argentina terminó imponiéndose.

De momento jugadores como Mesut Özil de Alemania han tenido que renunciar a sus creencias para mantenerse en competición.

“Yo no puedo unirme porque estoy trabajando. Lamentablemente, no es una opción para mí”, afirmó Özil, de ascendencia turca.

Tampoco lo cumplirá Bacary Sagna, jugador de Francia de origen senegalés, que manifestó que "como musulmán sé que algunas leyes permiten evitarlo. Yo no lo haré, pero respeto a aquellos que están practicando".

Otros jugadores que también tienen este dilema religioso son Karim Benzema (descendencía argelina), Paul Pogba (Guinea) y Mohamed Sissoko (nacido en Mali) de Francia y los belgas Marouane Fellaini y Moussa Dembélé, aún en competencia.

El francés Karim Benzemaj tiene 26 años, pesa 79 kilos, mide 1.87 metros y es novio de la periodista Marta Riesco.
El francés Karim Benzemaj tiene 26 años, pesa 79 kilos, mide 1.87 metros y es novio de la periodista Marta Riesco.

El técnico francés, Didier Dechamps, manifestó que respetará la creencia de cada uno.

“Respetamos las religiones de todo el mundo y los jugadores están acostumbrados. Cada uno se adaptará a la situación”, mencionó el estratega.

Por su parte, para Argelia ayer fue un día histórico no solo por disputar octavos de final por primera vez en su historia en Copas del Mundo, sino porque también fue su primer partido disputado en pleno Ramadán.

El seleccionador de ese país,  Vahic Halilhodzic  , fue tajante con los periodistas cuando estos le preguntaron sobre el tema: "  Vamos a hablar de fútbol. No estoy aquí para hablar sobre el Islam  ".

Eso sí, pese a no cumplir con su código religioso, estos jugadores no pecarán del todo, pues el Corán establece excepciones. Según el libro sagrado del islam, se permite romper el ayuno a "quien estuviese enfermo o de viaje”, pero agrega que deberá reponer posteriormente los días no ayunados".

Etiquetado como: