1 julio, 2014

Giorgios Karagounis (der), capitán de Grecia, se abraza con Sokratis Papastathopoulos al finalizar el partido contra Costa Rica. | AFP
Giorgios Karagounis (der), capitán de Grecia, se abraza con Sokratis Papastathopoulos al finalizar el partido contra Costa Rica. | AFP

Fortaleza, Brasil. EFE. La derrota de Grecia en el lanzamiento desde el punto de penal acabó con el sueño heleno y con la carrera internacional de Giorgios Karagounis, el penúltimo gladiador de un fútbol que apenas contempla las cenizas de aquél que sorprendió al mundo con la conquista de la Eurocopa de Portugal 2004.

Ha sido esa siempre la forma de batallar del combinado griego. Lanzado a la arena desprovisto de nombres de reclamo y asido, simplemente, al espíritu combativo, a la fe y al amor a unos colores.

Ocurrió también en Brasil, a donde Grecia llegó de puntillas, como tapado y alcanzó los octavos de final de manera inesperada, con solo una victoria, en la última jornada ante Costa de Marfil.

Grecia pretendió repetir aquella historia. Ir paso a paso. Con el coraje por bandera. Pero escaso fútbol. Se encontró de lleno metido en el partido ante Costa Rica, que se quedó con un hombre menos por la expulsión de Oscar Duarte a la hora de partido. Empató en el tramo final, casi sin tiempo, y fue a por la victoria que no encontró.

Giorgos Karagounis, el capitán ahora, formó parte de aquella Grecia del 2004 aunque no jugó la final. Una de las mayores gestas de la historia del fútbol con Otto Rehhagel como entrenador y con un equipo batallador formado por nombres históricos como el meta Antonios Nikopolidis, el defensa Giourkas Seitaridis, los centrocampistas Angelos Basinas y, sobre todo Angelos Charisteas, autor del gol del triunfo en Lisboa.

Entre ellos, además, Kostas Katsouranis, el otro único superviviente junto a Karagounis de aquella hazaña.

A sus 37 años Giorgios Karagounis enfila el final de su trayecto profesional. Con una participación honrosa en Brasil, donde por primera vez su selección atravesó la fase de Grupos, y 139 presencias internacionales.

Karagounis llegó a ser un jugador cotizado en el Viejo Continente. Además del Panathinaikos, el veterano centrocampista integró el Inter y después marchó al Benfica. Ahora juega en el fútbol inglés, en la plantilla del Fulham.