Por: Juan José Herrera Ch. 29 junio, 2014

San José (Redacción). La sufrida victoria por penales de Costa Rica ante Grecia por los octavos de final del Mundial de Brasil no solo abrió las puertas a una historia inédita para la Selección Nacional, sino que desde hoy se convirtió en la página más dorada del fútbol costarricense.

Ninguno de los hitos del balompié nacional está a la altura de lo que la Tricolor hizo en Recife, al conseguir meterse entre los mejores ocho combinados del planeta con una demostración infinita de coraje.

¡Bendita sea esa ciudad!, porque hace poco más de una semana, ahí mismo, esta Selección había hecho historia al vencer 0-1 a la favorita Italia, un logro que superó todo lo hecho hasta entonces pero que se queda corto con esta alegría sin precedentes.

Nada se puede comparar a esto y, por eso mismo, esa clasificación a los octavos de final es ahora el segundo logro en el escalafón histórico del deporte rey para nuestro país.

Christian Gamboa comete una falta sobre el defensor griego Jose Cholevas. El tico fue parte de esta historia que se niega a acabar en Brasil. | AFP
Christian Gamboa comete una falta sobre el defensor griego Jose Cholevas. El tico fue parte de esta historia que se niega a acabar en Brasil. | AFP

Después está aquel triunfo 2-1 ante Suecia en el Mundial de Italia 1990, con el que también clasificó a los octavos de final hace 24 años, y un peldaño más abajo se recuerda el categórico triunfo 1-3 ante Uruguay en esta cita brasileña.

La sorpresa de vencer a Escocia 1-0 en aquel verano italiano ocupa el cuarto lugar, superando aquel cuarto lugar que la Selección Sub-20 de Egipto 2009 conquistó.

La clasificación para el Mundial de Corea y Japón 2002, el tercer lugar de Saprissa en el Mundial de Clubes 2005, el buen accionar de la Selección en las Olimpiadas de Atenas 2004 y el quinto lugar en la Copa América 2005 completan ese top 10 de las mayores glorias del fútbol costarricense, una lista que podría cambiar si el sábado este sueño sin igual se prolonga cuando toque enfrentar a Holanda.