29 junio, 2014

Julio César fue clave para el triunfo de Brasil ante Chile. | EFE.
Julio César fue clave para el triunfo de Brasil ante Chile. | EFE.

Belo Horizonte, Brasil. AFP Si alguien tenía cuentas pendientes con la Copa Mundial era Julio César. Y el arquero la saldó finalmente cuatro años después de haber sido uno de los responsables de la eliminación de Brasil a manos de Holanda en Sudáfrica.

“Cuatro años atrás di una entrevista muy triste, enojado, muy emotiva”, recordó ayer luego de atajar dos penales y despejar el camino para que Brasil avance a los cuartos de final a costa de Chile.

“Hoy lo hago de nuevo, lleno de felicidad. Solo Dios y mi familia saben por lo que pasé y por lo que todavía estoy viviendo. Pero sé que mi historia con la selección no se acabó” , agregó el guardameta.

Aquel fatídico día en Sudáfrica, un desacuerdo con Felipe Melo al tratar de cortar un centro hizo que el volante anotara un gol en contra con el que Holanda le empató 1-1 a Brasil. Luego lo derrotó 2-1.

“Yo fallé. Dudé en la salida y el balón pegó en la cabeza de Felipe Melo”, declaró en aquella ocasión.

Ayer, en Belo Horizonte, el arquero por fin pasó la página.

“Mis compañeros me dan mucha fuerza en el terreno de juego y yo doy lo mejor de mí”, indicó después de la victoria. “Nos quedan solo tres partidos. Quiero volver a dar una entrevista con Brasil de fiesta”, añadió el guardameta.

Entretanto, Neymar da Silva, su compañero, calificó a Julio César como el artífice de la victoria.

El arquero detuvo dos penales a Chile. Pasó de villano a héroe.